AFAP: cómo leer mi estado de cuenta

Por más de que pueda faltar mucho tiempo para jubilarnos, siempre puede surgir la inquietud o necesidad de saber el estado de cuenta en AFAP y cuánto hemos acumulado hasta el momento.

Próximamente, podrán haber novedades en torno a la reforma jubilatoria en la que está trabajando la Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) y los posibles cambios que pueden haber en cuanto a la edad mínima de retiro y la tasa de reemplazo, pero a pesar de eso, es importante que cada ciudadano tenga la capacidad de saber su situación frente a la futura jubilación.

El estado de cuenta que nos llega por ley al menos dos veces al año desde la AFAP a la que nos afiliamos, tiene mucha información por lo que puede resultar confusa y por momentos puede dificultar su interpretación. Por eso, es importante tener herramientas y saber cómo leer el mismo para conocer nuestra situación actual y cómo se administran nuestros aportes.

¿Cómo funciona el sistema previsional?

El sistema previsional uruguayo cuenta con un sistema mixto, integrado por el  Banco de Previsión Social (BPS) y la AFAP. Todos los trabajadores deben aportar parte de su sueldo a BPS (que para el trabajador dependiente suele ser 15% de su salario nominal) y otra parte a la AFAP a la que se afilie. A su vez, el empleador debe aportar a BPS otro 7,5% por el empleado, generando que dos tercios de los aportes nominales sean al organismo y un tercio a la AFAP.

Entonces se recibirán dos jubilaciones complementarias: una por BPS y otra por todo lo ahorrado en su cuenta individual en la AFAP.

Al retirarse el trabajador presenta lo ahorrado en la AFAP a una aseguradora que le de una renta vitalicia (actualmente solo el Banco de Seguros del Estado lo hace) y, por otra parte, cobrará la jubilación correspondiente por BPS.

Teniendo en cuenta este formato, hay quienes resaltan la falta de una visión unificada del sistema, donde la persona no recibe información consolidada y se tiene que hacer un esfuerzo a la hora de buscar la información y en este sentido es importante que toda persona pueda tomar decisiones informadas.

¿Qué podemos visualizar en el estado de cuenta?

En el estado de cuenta, se pueden visualizar los detalles de la cuenta de ahorro, como las empresas por las cuales se reciben los aportes y las fechas en que fueron realizados, las comisiones cobradas por la AFAP, la rentabilidad obtenida y el saldo de la cuenta individual.

Pero para poder interpretar estos datos, se debe empezar por el saldo inicial, ya que en un momento se está en una situación pero al pasar el tiempo esta puede cambiar.

El estado de cuenta brinda en diferentes medidas el dinero que el trabajador ahorró hasta el momento. Lo más relevante a contemplar es el saldo en pesos que tenías. También lo da en Unidades Reajustables (UR).

Otro de los conceptos que aparecen en la primera línea, junto al saldo inicial, es el de “cuota”.

El fondo de ahorro previsional de cada AFAP, pretende ser un fondo único para los afiliados que allí aportan. De este modo, cada uno de los cotizantes tiene una parte dentro de la división de este gran fondo, es decir una cuotaparte.

En esta primera línea, se muestra tanto la cantidad de cuotas que tiene el trabajador, como el valor de cada cuota. Al hacer el producto de estos dos datos, el valor resultante es el equivalente al saldo en pesos.

En tanto, el valor de la cuota aumenta cuando ingresa dinero por rentabilidades al fondo y puede bajar si su rentabilidad es negativa, es decir, si baja el valor de sus activos.

Además, la cantidad de cuotas aumenta cuando ingresa dinero por concepto de aportes y disminuye a partir del cobro de comisiones de administración, custodia y de la prima de seguro.

De esta forma, durante los seis meses entre estados de cuenta, se dan movimientos positivos y negativos, en donde al ser sumados, junto con el valor de la rentabilidad que se genera en el período, son los que llevan al saldo final, es decir, lo que tiene acumulado el afiliado hasta la fecha.

Leave a Comment