¿Qué es un fideicomiso y cómo funciona?

En esta nota de Alprestamo te explicamos qué es un fideicomiso y cómo puede ser una herramienta útil en alguna situación de tu vida.

Un fideicomiso es un contrato por el cual una persona entrega a otra la titularidad de unos activos para que los administre y, al vencimiento de un plazo, transmita los resultados a un tercero. Es una herramienta jurídica que se usa en muchos casos, por ejemplo, para hacer negocios o preservar patrimonios familiares. 

Motivos o razones para firmar un fideicomiso

  • Se minimizan riesgos. Cuando se constituye un fideicomiso, el patrimonio del fideicomiso es distinto del patrimonio del fiduciante y fiduciario. Esto significa que no puede ser atacado por los acreedores de ninguna de las dos partes.
  • Permite acceder a inversiones para las cuales se necesitaría mucho más capital en caso de querer hacerlo individualmente.
  • Los bienes que se administran son inembargables.
  • El fiduciario puede ser limitado en sus atribuciones, debe rendir cuentas y sus actos gozan de una tutela especial.
  • Ofrece transparencia en la administración de los fondos. 
  • Los fideicomisos, en todos los países, están regulados por la ley y hay una manera estipulada de hacerlo. Por ende, todos los participantes gozan de sus derechos y deben cumplir sus obligaciones. Es una manera segura de manejar dinero. 

Las situaciones más típicas donde se constituye un fideicomiso son para que actúe como garantía de un pago o cláusula de cumplimiento. También para un negocio inmobiliario, es decir, el fideicomitente entrega al fiduciario ciertos bienes inmuebles para su administración, arriendo, venta, permuta o lo que se hubiere estipulado en el contrato, transfiriendo los beneficios netos al beneficiario. Además, existen los fideicomisos financieros, para hacer inversiones. Más adelante, ¡te contamos!

¿Cuáles son las partes que componen un fideicomiso?

Sí o sí, en un fideicomiso hay dos partes que firman un contrato. Las partes son el fiduciante y el fiduciario. El fiduciante (o fideicomitente) es quien va a transferir la propiedad de sus bienes a otra persona por cierto plazo. 

El fiduciario es la persona que recibirá la transferencia de la propiedad, de bienes o dinero o derechos, siendo la persona designada para administrar los bienes, debiendo administrarlos por un periodo determinado. La obligación de está persona (que puede ser una persona física o una empresa) es entregar los bienes a la persona designada o al propietario original cuando se termina el plazo determinado. 

Por último, se encuentra el beneficiario, que es una tercera persona para la que se realiza el contrato. No siempre aparece está figura, depende de cada contrato de fideicomiso. 

Tipos de fideicomisos

Existen distintos tipos de fideicomisos y cada uno depende de su finalidad. Algunos de ellos son: 

  • Proyectos productivos.
  • Obra pública.
  • Cuotas de bienes de consumo.
  • Cuotas de créditos hipotecarios o prendarios.
  • Exportaciones de materia prima.
  • Fideicomiso financiero.

¿Qué es un fideicomiso financiero?

Uno de los tipos de fideicomiso posible es el fideicomiso financiero, una herramienta para hacer rendir tu dinero. Solemos decir que no es bueno tener los ahorros “quietos” porque el dinero en movimiento genera más dinero. 

Un fideicomiso financiero te permite participar en la financiación de un proyecto o de un cobro futuro determinado, a través de una colocación de deuda o de una participación de capital. 

De está manera, podés elegir el tiempo que querés invertir, ya que los fideicomisos tienen un tiempo estipulado en el contrato. Sos vos el que define si tu inversión va a ser a corto, mediano o largo plazo. Además, tenés un respaldo de seguridad garantizado ya que, por ley, en Argentina, los fideicomisos están regulados por la Comisión Nacional de Valores (CNV). 

Esperamos que te haya servido la información, y que puedas evaluar si la alternativa de firmar un fideicomiso puede serte de utilidad en alguna situación o momento de tu vida. 

últimas noticias
noticias relacionadas