Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿Cómo mantener las finanzas personales en orden?

Una buena planificación financiera es necesaria para manejar las finanzas personales de la mejor forma posible. En este artículo te brindamos algunos consejos para tener en cuenta.

Durante mucho tiempo, temas relacionados a la economía y las finanzas fueron restringidos a ciertos sectores de la sociedad. En la actualidad, con el aceleramiento del sector fintech, impulsado fuertemente por la pandemia, cada vez más se toma conciencia sobre la importancia de la educación financiera desde temprana edad.

En este sentido, hay acciones que son fundamentales a tener en cuenta para cuidar y trabajar sobre la salud financiera. Contar con herramientas y recursos para la toma de decisiones resulta de suma importancia para no cometer errores y perjudicar las economías personales.

Contexto en América Latina

De acuerdo a los datos del Banco de Desarrollo de América latina, el 61% de las personas no ahorra y quienes lo hacen ahorran de manera informal. Esto es un claro indicador de la falta de educación financiera, ya que contar con ahorros para cualquier imprevisto o para lograr objetivos específicos, es un buen signo en torno a la salud financiera. Por otro lado, un dato no menor es que el 60% de la población de América Latina aún no está bancarizada; esto tiene que ver directamente con la inclusión financiera y las políticas que se realizan en pos de esta, pero también contando con educación financiera mejoraría este porcentaje ya que las personas tendrían más herramientas y recursos para obtener productos.

¿Qué debo tener en cuenta para mantener mis finanzas personales en orden?

Administrar y gestionar el dinero no siempre suele ser una tarea fácil; es por eso que una buena planificación financiera es necesaria para crear diferentes estrategias para abordar de la mejor forma posible, los distintos escenarios y situaciones que se presenten financieramente. 

  • Tener en cuenta experiencias pasadas

Para comenzar, es importante realizar un análisis en relación al año anterior. Comparando con experiencias pasadas, podremos detectar errores para no volver a cometerlos y mejorar en el futuro. Esto servirá para tener un panorama más claro sobre cómo fueron tus finanzas personales del año anterior. Es decir, te permitirá entender cuáles fueron tus gastos, en qué has gastado más y si se saldaron las deudas o si aún las sigues teniendo.
Esto te permitirá establecer objetivos más reales y definir cuáles serán las metas financieras para el año entrante. En esta línea, habrá que tener en cuenta también el presupuesto para el año entrante incluyendo los ingresos y gastos tentativos. 

  • ¿Cuáles son mis egresos?

Una vez realizado el análisis anterior, es importante conocer nuestros niveles de gastos, y considerar si hay meses que requieren mayores gastos. Identificar los momentos más complejos a nivel económico, sirve para poder ser previsores y que estos gastos no se conviertan en imprevistos o desestabilizadores de nuestras finanzas. En definitiva, esto sirve para mantener una tranquilidad financiera a lo largo del año. 

  • Limitar y ser consciente de las deudas

En muchas ocasiones, las deudas suelen ser impedimentos para cumplir objetivos o deseos personales ya que resulta fácil perder el control sobre ellas. Es por eso que aprender a ser organizados con los ingresos, egresos, y el dinero que se pide prestado es fundamental para mantener el equilibrio financiero.

Un buen consejo para este tema es evitar los excesos y controlar los préstamos que uno pide. Para mantener un bienestar financiero es necesario que éstos sean solicitados únicamente para ayudar a cumplir los objetivos que estén propuestos en la planeación financiera. 

  • Contar con presupuestos

Para mantener el orden y la organización en las finanzas, es necesario contar con un presupuesto real basado en nuestra situación económica personal. Esto servirá como guía y lo ideal es no salirse y respetar el mismo para cumplir con lo establecido. Hay que tener en claro cuáles son los gastos mensuales, los cuales incluyen los gastos fijos y variables. 

  • Establecer objetivos financieros

El conocimiento es poder, por eso es necesario tener información sobre nuestros ingresos y egresos y poder establecer prioridades. Hay que saber qué gastos son necesarios y qué gastos no lo son para saber administrarse de la mejor manera. Cuanto mayor control exista sobre el dinero, más fácil será mantener las finanzas equilibradas. La planificación y la disciplina son cruciales para una mayor tranquilidad económica. 

Estos son solamente algunos consejos a tener en cuenta, pero es importante poder instruirse constantemente y aprender nuevas estrategias para mejorar nuestras finanzas personales. Una vez encontrada la estabilidad y tener en claro qué errores no cometer, se pueden adquirir nuevos conocimientos para hacer crecer nuestro capital y sacar provecho de determinadas situaciones que nos pueden favorecer.

últimas noticias
noticias relacionadas