Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿Cómo pagar las deudas de tu auto?

Tener un auto propio es una gran comodidad. Siempre lo fue, pero más aún en un contexto de pandemia, en el que los medios de transporte públicos están limitados en su uso y capacidad, o preferimos evitarlos por cuestiones sanitarias.

El auto propio te permite manejar tus tiempos, viajar en el horario que más te conviene, llegar a lugares donde el transporte público no lo hace y, casi siempre, ahorrar tiempo de viaje.

El auto es también un medio de transporte útil y muy práctico para las familias; familias con hijos pequeños, a los que hay que llevar a distintos lugares, o con hijos más grandes, que andan por la calle durante la noche o madrugada, horarios en los que el transporte público puede volverse algo inseguro.

Pero las comodidades y ventajas de tener un auto propio, obviamente, tienen su costo. El auto propio genera muchísimos gastos y, en muchos casos, genera también deuda. Algunos gastos del auto, como la nafta, los peajes o el estacionamiento, son palpables en el día a día, y absolutamente necesarios para el uso diario del auto. Pero el auto tiene también otros gastos, gastos que muchas veces (si somos desordenados o estamos complicados de dinero), tendemos a postergar o pasar “para más adelante”.  Gastos que pueden acumularse en grandes deudas.

Patente, impuestos, pago del seguro, multas por infracciones… Las deudas acumuladas por incumplir con estos pagos, se pueden convertir en un problema que va más allá de lo económico. Por ejemplo, en el caso de querer vender un auto o renovar la licencia de conducir, las deudas de patente o multas, son un gran obstáculo ya que para la gestión de venta es necesario, de manera obligatoria, el libre deuda.

Otro gasto con que no hay que descuidarse nunca es el seguro del auto. A veces, minimizamos la importancia de tener el seguro siempre al día o de contar con una buena póliza, y nos atrasamos con el pago de las cuotas, o buscamos el seguro más básico que encontramos justificándonos en que seguramente no lo vamos a necesitar. Te recomendamos te asesores con expertos y encuentres tu cobertura ideal.

Es verdad, si sos un conductor cuidadoso, lo más probable es que no tengas que recurrir al seguro. Sin embargo, llegado el caso de un accidente, por mínimo que éste sea, es clave  tener el seguro al día y contar con una buena póliza.

Si el seguro no nos cubriera los daños de un accidente (o la mayor parte),  ya sea por falta de pago o por contar con una cobertura muy básica, nos veremos obligados a pagar  los arreglos de nuestro bolsillo. ¡Hoy en día incluso los arreglos menores son MUY caros!

Multas, patentes, seguro… Si ya estás atrasado en el pago de alguno de éstos ítems, te recomendamos encararlos cuanto antes.

¿Por dónde empezar?

Por lo que se refiere a las multas, tené en cuenta la figura del  “pago voluntario”  te permite negociar y reducir el monto final de las mismas. No dejes pasar el tiempo, y chequeá periódicamente el sitio web correspondiente para ver si tenés infracciones pendientes que podrían impedirte renovar el registro o vender tu auto.

Las patentes y el seguro, no suelen ser un gasto negociable. Quizá puedas organizarte para ir pagando las patentes poco a poco pero, en ambos casos, para salir de deuda tenés que pagar el total.  Una buena alternativa a la hora de afrontar deudas del auto es sacar un préstamo personal a pagar en cuotas.

Optar por un préstamo personal para pagar los trámites y deudas de tu auto, te permite consolidar tu deuda en una sola ayudándote a ordenar y visualizar tus cuentas.  A la hora de administrar los gastos del auto, lo importante es organizarte y planificar los pagos, el préstamo te permite contar con un dinero extra para cancelar las deudas y reorganizar el pago de acuerdo a tus ingresos y posibilidades.

Sobre este tema, otro de los ítems de “tener tu auto propio” que es muy importante cuidar es el de los service y revisiones técnicas necesarios para mantener el auto en buen estado y evitar daños o gastos mayores. Algunos optan por estirar los tiempos, o “pasarse algunos kilómetros”,  dejan los controles mecánicos para más adelante porque, claro, una visita al mecánico siempre sale cara. ¡Pero mucho más caro sale, después, un desperfecto mecánico mayor! Por eso, lo más recomendable es hacer siempre las revisiones a tiempo.

Si no podés costearlas al momento, es conveniente averiguar si hay algún plan de cuotas o, por qué no, sacar un pequeño préstamo online, rápido y fácil de gestionar que, como dijimos antes, podés devolver en cuotas en poco tiempo.



Organizar tus ingresos, y planificar tus gastos, es clave para mantener tu auto en buen estado y libre de deudas.  Por supuesto, siempre puede surgir un imprevisto;  un desperfecto técnico, accidente o multa que se deviene en un gasto extra inesperado. Cuando esto pasa, lo recomendable es que nunca te dejes estar, ni te retrases  con los pagos, buscá una alternativa de financiación -crédito,  préstamo, pago en cuotas, etc.- que te permita hacer frente al gasto imprevisto de forma que no se convierta en un problema a futuro.

El acceso a información, la tecnología y, hoy especialmente, las empresas FIntech te permiten acceder a nuevas herramientas, instrumentos financieros y soluciones para optimizar el manejo de tus finanzas personales. ¡Buscá información, asesorate y aprovechá las oportunidades que están al alcance de tu mano![/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

últimas noticias
noticias relacionadas