Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

Cómo pedir un préstamo bancario y qué cuestiones tener en cuenta

Si alguna vez te preguntaste cómo pedir un préstamo, qué contratos, prestamistas y cuestiones rodean este trámite y cómo defenderte y prepararte para afrontarlas este es el artículo para ti.

Al pedir un préstamo sabemos de base que lo que estamos haciendo es pedirle dinero a un proveedor que luego será devuelto a través de cuotas y un interés. Pero, más allá de lo básico, pedir un préstamo bancario es una tarea que requiere de un ojo más fino para evitar futuros malos ratos.

Para empezar lo mejor es estar seguro del estado de tus cuentas personales y comerciales. Tienes que tener en mente cómo pagarás tu préstamo y la cantidad de dinero que realmente precisas.

Si lo pides en un mal momento económico es probable que termines por generar una deuda impagable que devendrá en graves problemas financieros y repercutirá también en tu historial crediticio, el cual con el tiempo te impedirá incluso el pedido de otro préstamo que puedas llegar a necesitar.

Una vez en orden estos asuntos básicos es bueno prepararse para otro tipo de inconvenientes. Aquí te van algunos consejos a tener en cuenta sobre la mejor manera y formas de pedir y defenderse ante al pedido de un préstamo.

¿Cuál es el mejor momento para pedir un préstamo?

Para no tomar una mala decisión de la que luego puedas llegar a arrepentirte lo mejor es tener en mente algunas preguntas básicas que te guíen más certeramente en tu camino futuro.

  • Ten en claro tu objetivo: Pedir un préstamo sin estar realmente seguro a qué será destinado puede terminar siendo un gran dolor de cabeza y un problema enorme a futuro. Entonces ¿para qué lo quieres? ¿Financiar un auto? ¿Terminar tu vivienda? ¿Comenzar un negocio?
  • Elige con sabiduría a tu prestamista: Es muy importante cotejar e indagar varias opciones antes de tomar una decisión.
  • Documentación: Asegúrate de tener al día y en regla cualquier requerimiento que puedan llegar a solicitar.
  • Elige el plan correcto para ti: Basándote en tu objetivo y actividad es como debes elegir el plan.
  • Asegúrate de no estar en un mal momento económico: No te embarques en algo si no estás seguro que podrás realmente pagarlo.

¿Qué derechos tienes como consumidor?

Al momento de enfrentarte a un préstamo ten en cuenta que tienes derechos que deben ser cumplidos. Estos se encuentran en el Artículo 36 de la Ley de Defensa del Consumidor y en el Código Civil y Comercial. Además, en la normativa del Banco Central (BCRA).

Estos derechos abarcan las siguientes cuestiones: derecho a conocer el importe inicial a abonar y el monto financiado, conocer la TEA (Tasa de Interés Anual, el CFT (Costo Financiero Total Neto Anual) y si la tasa es fija o variable; cantidad, periodicidad y monto de los pagos; conocimiento de los gastos extras, seguros y adicionales (de no ser informados no pueden ser cobrados); posesión de copias de todos los documentos, la revocación gratuita dentro de los 10 días, precancelar en cualquier momento deseado, entre otros.

¿Qué tipos de prestamistas existen y qué problemas pueden presentar?

Quienes presten el dinero pueden ser bancarios o no bancarios. Dentro de la categoría de no bancarios entrarían los prestamistas o las financieras.

Muchos de estos grupos tienen ciertos trucos para despistar al consumidor o sacar ventaja de los tratos, es por eso que hay que estar muy atento. Algunas de los problemas que suelen surgir son: no entregar documentación correspondiente al contrato, la falta de información de las tasas o poca claridad ante el tema en cuestión, el cobro de cargos que no corresponden con un gasto efectivo y/o no se informan correctamente, etc.

Es por esto que debemos estar muy atentos ante cualquier papel faltante o detalle poco claro. Recuerda tus derechos.

¿Cómo defenderse?

En el caso de encontrarnos ante un intento de estafa frente a una deuda ocasionada por un préstamo hay varios lugares a los que podemos acudir:

  • Oficinas de defensa del consumidor: Aquí podrás encontrar apoyo para el refinanciamiento de una deuda hasta la baja de una inexistente.
  • Autoridad judicial: Si la deuda que posees no cumple con la Ley de Defensa del Consumidor la misma debe considerarse nula.
  • Casos de embargo: Debe consultarse a un abogado para presentarse a juicio. En el caso de no poder pagar uno las universidades, los colegios de abogados y las defensorías civiles proporcionan el servicio de manera gratuita.

¿Qué tipos préstamos y contratos existen?

Cada tipo de préstamo tendrá su respectivo contrato. Existen dos tipos:

  • Comodato: Si la situación es el préstamo de una cosa por determinado tiempo con la condición de ser devuelta una vez cumplido el plazo estamos frente a un comodato. La devolución del bien debe ser en el mismo estado en que estaba al principio. De no ser posible se deberá entregar otra cosa de idéntica especie.
  • Simple: Si se presta dinero u otra cosa con la condición de ser devuelta en un determinado plazo de tiempo otro tanto de la misma especie, cantidad o calidad estamos frente a un préstamo simple. En este tipo de contrato pueden (y suelen) pactarse intereses en la devolución. Además, la devolución suele hacerse en cuotas regulares.

 

Entonces, hemos visto aquí algunos consejos y cuestiones a tener en mente a la hora de pedir un préstamo bancario. Además, las figuras y componentes que rodean a este trámite y cómo prepararte y defenderte ante ellas en caso de ser necesario.

Es importante conocer estas cuestiones para evitar malos tratos o estafas. Si bien un préstamo es una buena opción en muchos casos siempre es mejor ir bien preparado para enfrentar a nuestros prestamistas.

Así que recuerda, ten tus metas y objetivos claros y no te dejes comprar, investiga siempre tus opciones y estudia todas las posibilidades. Esa es la clave para lograr el éxito y control financiero.

últimas noticias
noticias relacionadas