Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿Cómo refinanciar una deuda en Uruguay?

Cancelar nuestras deudas en tiempo y forma es indispensable para sustentar nuestra economía. Si los plazos e intereses de tu deuda te resultan imposibles de pagar, podés refinanciarla.

Al momento de solicitar un préstamo personal o crédito se le realiza una investigación a la persona para poder medir la capacidad crediticia y el endeudamiento de esta, ya que uno debe pagar a cada mes la cuota que le corresponda, aunque esta investigación casi siempre logra predecir el accionar de las personas se debe entender que en la vida personal de cada uno pueden ocurrir contratiempos. Los despidos, la muerte de algún ser querido, una tragedia  pueden generar inestabilidad en nuestro ámbito financiero. 

Si no cumplís con los plazos del pago de tu deuda, primero recibirás una carta de aviso de la entidad con la que hayas realizado el acuerdo de pago. No es recomendable dejar de pagar un crédito ya que se hará un interés mayor y la deuda se agravará aún más.

Una de las opciones para poder abarcar esta situación inesperada es: el refinanciamiento, el cual consiste en modificar las condiciones iniciales con las que fueron pactadas el abono de la deuda. Esto implica cambiar los términos del contrato, para realizar esta modificación deben estar de acuerdo tanto la entidad prestamista como la persona que lo pide, no es unilateral. Es posible que para llevar a cabo este método se solicite una amortización, un pago previo que representa el porcentaje del saldo ya vencido.

Ventajas del refinanciamiento

Existen distintos tipos de refinanciamiento y muchas de sus condiciones dependen de la entidad donde se haya otorgado el crédito o préstamo. Es posible que con este método no cambie tu crédito actual y tu pago mensual no se vea afectado, otra de sus ventajas es que aunque la cantidad de cuotas aumente, el valor del crédito no tendrá una tasa de interés tan alta como la inflación. El evitar entrar en mora es importante ya que no tendremos que pasar por un proceso jurídico. También es importante mencionar que obtener un refinanciamiento de deuda no afectará a nuestro historial crediticio, esto significa que se podrá acceder a otro tipo de crédito (siempre y cuando no haya quedado en mora) otras de las ventajas son: 

  • Cuotas más bajas por tu préstamo o crédito inicial.
  • Posible tasa de interés más baja.
  • Pasar de una tasa ajustable a una fija.
  • Modificar el plazo del préstamo.
  • La cuota mensual pasa a ser única, con lo que se hace un sólo pago cada mes.

Desventajas del refinanciamiento

Así como refinanciar puede mejorar las condiciones de los créditos también puede tener sus contras. Por ejemplo, si con el refinanciamiento buscas reducir el plazo, tus mensualidades irán en aumento y es posible que eso afecte tus gastos fijos establecidos. Es posible que se generen costos y/o comisiones, eso debe ser verificado con la institución debida. Puede existir el riesgo de impago si se sobrepasa la capacidad de pago.

Si tu refinanciamiento es hipotecario existe la posibilidad de aumentar por un mayor tiempo tu hipoteca y no poder pagarla antes de tu retiro, como consecuencia el valor de tu casa no aumentará ya que sigue hipotecada. 

Es importante contar con el debido asesoramiento para refinanciar las deudas, no hay que perder de vista el plazo, la tasa de interés y las comisiones del nuevo crédito para saber si te conviene o no acceder al refinanciamiento.

¿Cuándo me conviene pedir un refinanciamiento de deuda?

Es necesario que el refinanciamiento de deuda lo hagas en tiempo y forma. Si notás que no podés cumplir con el pago de las cuotas, refinanciar siempre resulta la mejor opción cuando se tienen problemas de sobreendeudamiento o problemas para seguir pagando. Es importante que busques un nuevo acuerdo, que puede ser determinado por la tasa de interés, las fechas de pago u otro término. Debemos entender que el tiempo es crucial y hay que actuar lo antes posible para que la deuda no se intensifique y sea aún más difícil pagarla, recordá que es posible la unificación de dos o más créditos. 

¿Cuál es la diferencia entre refinanciar y reprogramar mi deuda?

La refinanciación es para personas que saben que no pueden pagar sus cuotas y necesitan esta acción para poder moderar sus pagos sin generar inconvenientes en sus gastos corrientes y poder manejarse de la mejor manera en su estabilidad financiera momentánea. Mientras que la reprogramación es una práctica que se realiza como un beneficio para aquellas personas que se encuentran al día de sus pagos y buscan generar un interés, permitiéndole al beneficiario pagar una cuota más baja en más tiempo, al reprogramar las deudas a las mismas tasas en que fueron otorgados los créditos en un inicio, se genera que la probabilidad de pago sea extremadamente baja. 

En ambos casos se utiliza para personas que no pueden saldar la deuda ni asumir una obligación de pago, es así cómo se elaborará un nuevo cronograma de pagos permitiéndole al deudor organizarse de la mejor manera y evitar llegar a las acciones legales que le den una causa de incumplimiento de pago y quede en su historial. 

últimas noticias
noticias relacionadas