Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

Créditos en Argentina: ¿Es fácil acceder a uno?

En esta nota de Alprestamo te explicamos la relación entre los altos índices de bancarización en Argentina, y la dificultad de acceder a créditos bancarios.

Un informe del Banco Central sobre inclusión financiera publicado a fines del 2020 reveló que 9 de cada 10 adultos en Argentina poseen una cuenta bancaria. Esto quiere decir que el nivel de bancarización en nuestro país es alto. De todas formas, esto no implica que sea fácil acceder a un crédito bancario ya que los bancos no ofrecen los mismos productos financieros a todos sus clientes. 

En esta nota de Alprestamo vamos a analizar qué tan accesibles son los créditos, en un contexto donde las cajas de ahorro y tarjetas de débito abundan, los cuentas corrientes escasean, el efectivo continúa siendo utilizado para cualquier tipo de transacción y las fintech se convierten en nuevos actores que compiten con la banca tradicional. 

Bancarización en Argentina

Según datos del BCRA, en diciembre del 2021 casi 30 millones de argentinos poseían cuentas de ahorro y, por ende, pueden tener sus pesos depositados en el banco y solicitar una tarjeta de débito para pagar en cualquier comercio que posea un posnet, comprar bienes o servicios en internet o simplemente ingresar los datos de la tarjeta en cualquier tipo de suscripción para que el costo se debite de forma mensual. Ahora bien, este indicador demuestra que al menos el 65% de los argentinos son clientes de algún banco y pueden depositar su dinero y acceder a las comodidades de los medios de pago virtuales. Pero no implica que esta parte de la población acceda a créditos o a préstamos.

Según los mismos datos de diciembre, la cantidad de titulares de tarjetas de crédito apenas supera los cinco millones y existen un millón de cuentas corrientes. Estos datos son un poco más desesperanzadores en materia de inclusión financiera ya que manifiestan que tan solo el 10% de los argentinos pueden acceder, ellos mismos o sus grupos familiares en muchos casos, a bienes o servicios con dinero que aún no tienen utilizando tarjetas de crédito. 

Ventajas de los créditos

Uno de los beneficios del sistema bancario es otorgar créditos a sus clientes. La forma más común que existe es mediante tarjetas de crédito. Según los ingresos del cliente y su capacidad adquisitiva, el crédito otorgado por mes es mayor o menor. El uso a gran escala de tarjetas de crédito puede ser muy fructífero para una economía ya que los agentes adelantan sus consumos, endeudándose a corto plazo con las entidades bancarias, y hay mayor cantidad de dinero en circulación. 

Si únicamente el 10% de los habitantes de nuestro país posee una tarjeta de crédito significa que el nivel de acceso a créditos para adelantar consumos es bajo. Además, la cantidad de titulares de tarjetas de crédito descendió en un millón desde diciembre del 2019. Este decrecimiento y el bajo alcance de las tarjetas de crédito en Argentina tiene como principal motivo el trabajo informal. Según un informe del INDEC, hay 12 millones de trabajadores en el sector privado, de los cuales 7 millones están en blanco y los restantes 5 millones son informales. Como uno de los requisitos para acceder a una tarjeta de crédito es tener ingresos justificados, no es de sorprender que la cantidad de tarjetas de crédito por habitantes sea baja y el efectivo circule tanto.

Servicios fintech: una alternativa para acceder a créditos o préstamos

Ante este panorama, las fintech (instituciones financieras que utilizan herramientas tecnológicas) se vuelven una alternativa para acceder a créditos, dando así un gran paso en la carrera hacia una mayor inclusión financiera. Los medios de pago digitales como Modo o Mercado Pago se han convertido en moneda corriente, incluso este último ha entrado en la categoría de banco digital, al ofrecer a sus clientes tarjetas de débito de Mastercard que utilizan el saldo de la cuenta de Mercado Pago para realizar transacciones. 

Gracias al surgimiento de los bancos digitales, cualquier usuario puede obtener una tarjeta de débito y una billetera virtual descargando una aplicación desde su casa. Y, si a esto le sumamos los ya habituales códigos QR, podemos pagar en cualquier comercio sin la necesidad de tener efectivo encima. Hoy en día, un celular es una billetera.

Los cajeros automáticos y las largas filas en los bancos son menos habituales desde la implementación del home banking. Y las finanzas descentralizadas han llegado para acelerar los procesos de acreditación de pagos, transferencias y mejorar la seguridad y la experiencia del usuario.

En línea con todo lo anterior, las fintech ofrecen soluciones financieras con menores barreras de entrada que los bancos tradicionales. Desde Alprestamo podemos ofrecerte la solución que mejor se adapte a tus necesidades económicas. Nuestra fintech funciona como un marketplace de productos financieros, donde el usuario en muy pocos pasos puede obtener una gran variedad de productos, como créditos o préstamos, de distintas entidades. Alprestamo vincula a usuarios que buscan un producto financiero con entidades que pueden proveerlo.

últimas noticias
noticias relacionadas