Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿Cuáles son los distintos tipos de créditos y cómo elegir el mejor?

Crédito y préstamo no son lo mismo. Te contamos en está nota cuál es la diferencia para que puedas evaluar qué es lo que mejor encaja con vos.

Muchas veces queremos realizar gastos pero no contamos con el dinero necesario en el momento para acceder a ese producto o servicio que deseamos. Sabemos que en un futuro tendremos el dinero, pero no en el momento que queremos consumir. Para esto, existen los préstamos y los créditos. Mayormente, son solicitados para costear gastos grandes y extraordinarios, por ejemplo, una casa, un auto o un viaje. Permite acceder a ciertas cosas que de otra manera no podríamos acceder.

Diferencia entre crédito y préstamo

Un préstamo es una suma de dinero que una entidad financiera le otorga por única vez a una persona. La persona que recibe el préstamo deberá devolver esa suma de dinero, más los intereses acordados en un plazo de tiempo determinado. 

Un crédito o una línea de crédito es una suma de dinero que una entidad financiera pone a disposición de una persona a través, por ejemplo, de una tarjeta de crédito o tarjeta prepaga.

La diferencia clave está en que un préstamo te permite acceder a un monto de una sola vez en el momento de su concesión, un crédito pone a tu disposición una suma de dinero que vos podés gastar a demanda, y devolver únicamente lo que gastas. Podés usar todo tu crédito de una, una parte o nada, pero solo vas a devolver el monto gastado más los intereses correspondientes.

En cuanto a plazos, el préstamo tiene lo que se llama un “ciclo de vida cerrado”, con fechas precisas de entrega del dinero y de devolución del mismo establecidas, entre otras cosas, por el sistema de amortización de cada préstamo o las condiciones del banco o entidad financiera que lo otorga referidas a tasas de interés, CFT y demás. El cliente solicita gradualmente la cantidad de plata que va necesitando. 

Tipos de crédito

Existen varios tipos de créditos distintos, según la cantidad de dinero, su forma y finalidad. Pero los principales son las tarjetas de crédito, los créditos para financiar tu negocio y los créditos de consumo. 

Un crédito muy común que la gran mayoría de las personas utilizan es la tarjeta de crédito. Quizá en nuestra mente no es un crédito en sí porque hablamos directamente de tarjeta de crédito. Pero, como el nombre lo indica, el banco nos da un crédito para consumir con dinero que hoy no tenemos.  El límite es acordado en el contrato con el banco, la tasa de interés también. Aunque muchas veces tengamos el beneficio de comprar en cuotas sin interés, muchas otras, no.

También existen las hipotecas, que están orientadas a la vivienda. Las hipotecas son créditos hipotecarios. 

Por último, hay otros créditos relacionados a los negocios, que tienen el objetivo de financiar actividades productivas y los emprendedores y empresarios los usan para compra de materias primas, compra de mercancía para la venta, compra de maquinaria, entre otros.

¿Qué tener en cuenta antes de solicitar un préstamo o un crédito?

Solicitar un préstamo o un crédito nunca debe ser una decisión apresurada, y requiere evaluar el gasto a financiar, tus ingresos y analizar tus opciones de financiamiento para optar por la que mejor se ajuste a tu perfil y necesidad puntual.

Hay algunas cosas que deberías tener en cuenta y analizar a la hora de solicitar un crédito o un préstamo: 

  • Hacer un análisis minucioso de mercado: antes de pedir el crédito o el préstamo, asegurate de haber analizado distintas opciones. Hoy en día, hay muchos bancos y entidades financieras que ofrecen este tipo de producto. Seguramente, cuanto más busques, más probable es que encuentres uno más conveniente de menor tasa. 
  • Analizá tu capacidad de pago: al momento de tomar está decisión, no hay que dejarse llevar por la emoción y el entusiasmo de poder concretar un proyecto gracias a disponer de más dinero. Sé realista. ¿Realmente vas a poder devolver ese dinero? Sólo vos tenés la respuesta. Para poder calcular esto, es necesario conocer tus finanzas personales y planificar un presupuesto
  • Leer bien el contrato: como en todo en la vida, hay que leer bien detalladamente el contrato a la hora de solicitar el crédito o préstamo. Siempre importa la letra chica y puede esconder información muy relevante. Analizar todos los términos y condiciones, las tasas de interés y demás es vital a la hora de pedir dinero prestado.

¿Cómo elegir el que más me conviene?

Ambos, crédito y préstamo, son una herramienta útil para ocasiones en las que uno tiene que afrontar gastos para los cuales sus ingresos resultan insuficientes. En esos casos, el camino para conseguir el dinero necesario, y cumplir con sus objetivos, es financiar el gasto tomando un crédito o préstamo. 

El primer paso es delimitar bien tu necesidad y capacidad de pago. Luego, en base a eso deberías hacer un buen estudio de mercado para elegir lo que mejor se ajuste a tu situación.

En mi opinión, a menos que necesites una suma de dinero mayor para un fin concreto, el crédito es más flexible, porque te permite ir viendo cómo, cuándo y cuánto dinero necesitas gastar dentro del límite estipulado por la tarjeta o línea de crédito. 

Hoy en día, un sector en auge es el sector fintech, un sector que apunta a la digitalización total de las finanzas. Se han abierto muchas oportunidades de créditos y préstamos totalmente personalizados y sin burocracia.  Una de ellas es Alprestamo, nuestra te acerca los préstamos personales, tarjetas y otros servicios financieros. Todo en simples y rápidos pasos. 

últimas noticias
noticias relacionadas