Dolarización de la economía argentina: ventajas y desventajas

La dolarización es el proceso por el cual un país adopta, de manera oficial o extraoficial, la moneda estadounidense para las transacciones económicas dentro de sus fronteras. Es una suerte de sustitución de moneda. El dólar reemplaza a la moneda nacional anterior en todas sus funciones: medio de pago, reserva de valor, transacciones y demás. 

Razones para dolarizar

Si bien el dólar es la divisa más utilizada en el comercio internacional y es mundialmente aceptada, son pocos los países que utilizan esta moneda de forma oficial. En la lista se encuentran Estados Unidos y todos sus territorios, las Islas Marshall, Micronesia, Palaos, Timor Oriental Zimbabwe, Ecuador, El Salvador y Panamá (que también posee el balboa panameño como moneda de curso legal).

Podemos pensar en dos grandes razones por las cuales el gobierno un país prefiere tener al dólar como su moneda oficial:

  • Los casos de países pequeños cuyas políticas monetarias dependen fuertemente de Estados Unidos o no tienen la capacidad de emitir su propia moneda.
  • Países con monedas extremadamente devaluadas y crisis económicas cíclicas. 

Ecuador y El Salvador: casos de dolarización

Existen en nuestro continente dos países que, debido a los problemas con sus monedas soberanas, decidieron sustituirlas por el dólar norteamericano. En el 2000 el Gobierno ecuatoriano tomó la decisión de dolarizar la economía, y un año después El Salvador siguió estos pasos. 

En Ecuador, esto se dio en un contexto de profunda crisis económica. El sucre, moneda ecuatoriana en aquel entonces, se encontraba muy devaluado debido a una hiperinflación del 96%. La medida fue tan drástica que generó un clima de efervescencia política y el presidente Jamil Mahuad abandonó su cargo. Aunque sus sucesores no cambiaron esta medida y la dolarización de la economía ecuatoriana fue creciendo en cuanto a su aceptación popular.

En cambio, la dolarización salvadoreña se debió a que era una condición imprescindible para aprobar un tratado de libre comercio con Estados Unidos. Al país centroamericano le servía eliminar los aranceles aduaneros de ambas partes e incrementar sus vínculos comerciales con la economía norteamericana. 

Dolarización argentina: ¿Es posible?

Al vivir dentro de un país con constantes crisis económicas, inflación y devaluación del peso, la opción de dolarizar la economía tomó fuerza dentro de la opinión pública y hasta fue propuesta por importantes políticos y economistas. 

Los ahorristas argentinos están acostumbrados a utilizar el dólar como refugio de valor. Según un estudio realizado por el economista Nicolás Gadano, basándose en datos del Banco Central, del INDEC y del Gobierno de Estado Unidos, los argentinos tienen el 10% de los dólares circulantes en todo el mundo. Cabe aclarar que el estudio estima los dólares que tienen las personas físicas y no los que poseen los Estados en sus bancos centrales. De todas formas, refleja que en Argentina existe una gran demanda de dólares y una tendencia a desprenderse de los pesos a la hora de ahorrar.

Ahora bien, aunque el argentino promedio prefiere los billetes verdes, ¿es conveniente transformar toda la economía nacional y abandonar para siempre el peso? Esto tiene sus ventajas y desventajas.

Ventajas

  • Se reduce drásticamente la inflación debido a dos factores: la imposibilidad de emitir y la eliminación del bimonetarismo peso-dólar. Para cubrir el déficit fiscal, el Estado argentino inyecta pesos en la economía y amplía la base monetaria. Esta es una de las causas de la elevada inflación que padecen los argentinos. Además, la falta de confianza en el peso genera una demanda de dólares que no hace más que devaluar el valor de la moneda nacional. La dolarización de la economía acabaría con las dos principales causas de la tendencia inflacionaria del peso. Aunque no nos desprenderíamos completamente de este problema ya que el dólar en sí está presentando su inflación más alta en 40 años. 
  • Mayor crecimiento: reducir la inflación y eliminar el sistema cambiario hace que el costo de financiamiento para el sector privado y público disminuya. De esta manera, los créditos para empresas y productores se vuelven más accesibles, y las herramientas financieras para que las entidades gubernamentales se financien (bonos, letras y otros productos de renta fija) tienen tasas de interés más atractivas para los inversores. 
  • Se elimina la indexación de contratos: las cláusulas de actualización de los contratos comerciales, que fijan condiciones y cambios en base al precio del dólar, ya no tendrían su razón de ser. Esto flexibiliza el comercio y las relaciones laborales.

Desventajas

  • No se puede recurrir al Banco Central como prestador de última instancia: en caso de un pánico social y una corrida bancaria, los bancos centrales no podían pedir prestado del Banco Central. Tampoco sería posible emitir dinero en caso que sea necesario un “salvataje económico” por parte del Estado ante una situación de crisis social y económica. 
  • Si caen los precios internacionales de los commodities que el país exporta, el Estado no podrá amortiguarlo ajustando el tipo de cambio. Esta baja de precios repercutiría en la economía, desembocando en una política monetaria contractiva que desincentiva la inversión en producción.