Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿En qué me conviene invertir siendo joven?

La década de los 20, aunque no parezca, son años clave para empezar a invertir siendo joven nuestro dinero e ir poco a poco generando un colchón para futuros proyectos, tanto profesionales como de vida. 

Es un momento en el que estamos recién arrancando nuestra carrera profesional, por lo que es muy probable que nuestros sueldos no sean los más altos y nuestra capacidad de ahorro sea menor. Pero, a la vez, en general no tenemos otras responsabilidades (como cuidar un hijo), y entonces, si nos administramos bien, podemos pensar ideas para generar un ingreso extradestinar una parte aunque sea mínima a nuestro futuro.

Además, si hablamos de un país como Argentina, en donde con la inflación el peso se devalúa día a día, poner nuestro dinero en movimiento es una gran forma de combatir esa pérdida de valor y generar aún más. También es importante que conozcas los pros y contras de invertir durante una crisis. 

 

 

¿Dónde me conviene invertir entre los 20 y los 30 años?

Existen varias formas de inversión entre los 20-30 años. Según tus ingresos, según cuánto estás dispuesto a destinar, tus objetivos y tu posibilidad de riesgo, va a depender dónde te conviene invertir.

Cuando hablamos de posibilidad de riesgo, estamos hablando sobre dos variables. Una serían tus objetivos: si es que son a corto, mediano o largo plazo. Y por otro lado, el riesgo que uno asume al hacer una inversión. Hay inversiones más riesgosas que otras, pero ojo, porque cuanto más riesgo, más posibilidades de hacer más dinero si todo sale bien. Los objetivos van a ayudarte a determinar cuánto conviene arriesgarte. 

Entonces, es importante primero, hacer un análisis de mercado, conocer todas las opciones e ir descartando las que no nos cierran o van con nuestro perfil. 

Quizás, si estás recién adentrándote en el mundo como inversor, es mejor empezar de a poco con algunos consejos para invertir y a medida que vayas conociéndote, saber si sos más conservador, moderado o riesgoso, y de esa forma orientar mejor tus inversiones

 

Vamos a lo importante. Las inversiones más comunes son:

  • Las acciones, que es cuando compras un porcentaje de una empresa que crees que va a aumentar su valor. Son inversiones con alto riesgo, ya que depende de cómo le va a la empresa, cuánto aumenta o disminuye el valor de tus acciones. Es aconsejable hacer esta inversión siendo joven si tus objetivos son más a largo plazo, porque si las acciones bajan, podés esperar a que vuelvan a subir con el tiempo. 
  • Los bonos, que es cuando le das un préstamo a una empresa o gobierno. Son inversiones de menor riesgo porque los inversores reciben pagos regulares de intereses, y casi no hay posibilidad de pérdida, aunque las ganancias son mínimas (a diferencia de las acciones, que si la empresa crece mucho, las acciones aumentan en paralelo). Son recomendables cuando tenés objetivos a corto plazo.
  • Los fondos comunes de inversión,  sería cuando compras muchas acciones, bonos u otras inversiones a la vez.
  • Bienes raíces, que no significa si o si convertirte en propietario de una casa o lo que sea, también podes invertir, por ejemplo en Crowdfunding que son como fondos comunes para bienes raíces.

 

Otras formas de invertir tu dinero son: 

  • En educación, aprender y formarte para apostar luego a mejores trabajos y por ende, mejores sueldos. 
  • En tu salud, al hacer ejercicio y tener un seguro de vida, por ejemplo, vas a prevenir costos que puedan surgir en el futuro (y sean mucho más altos, probablemente).
  • Otra forma de prevenir e invertir siendo joven al mismo tiempo es no sólo asegurando tu salud, sino cualquier artículo valioso que tengas: un auto, una bici, una computadora, etc.
  • Empezar a pensar en un plan de retiro también es esencial. Aunque a los 20 puede costar ponerse a pensar en eso, si sos emprendedor, o sos tu propio jefe, y no contás con algo que te asegure una buena jubilación, podes invertir en fondos que te permitan ahorrar y hacer crecer esos ahorros. 

 

Sobre fondos comunes de inversión:

Lo que cualquier profesional te recomendaría es diversificar tu dinero en diferentes activos. Esto significa, armarte una cartera variada entre acciones, bonos, etc, y entre diferentes empresas, grandes, chicas, bancos, lo que sea, de manera tal que si una de tus inversiones baja, es probable que otras suban y así tener varios rings para ir haciendo crecer tus ahorros sin apostar todo a un sólo lugar. 

El problema es que para eso necesitas tiempo para aprender y saber muy bien del tema. Por eso, una alternativa ideal son los FCI (fondos comunes de inversión). Estos son patrimonios formados por los aportes de un grupo de personas que tienen los mismos objetivos de rentabilidad y riesgo, y que son administrados por profesionales expertos que invierten ese patrimonio en diferentes lugares como puede ser un plazo fijo, bonos, locales y/o internacionales. Para ingresar a un fondo, tenes que comprar una parte (llamada cuotaparte). Los precios van a variar según los precios de cada activo que compone el fondo.

De esta forma, podés acceder a diversas opciones de activos, no necesitas contar con una gran suma de dinero, y tampoco hace falta ser un experto ya que otro se va a encargar de la parte más caótica.

 

¿Puedo pedir un préstamo para invertir?

Otra opción, cuando queremos hacer inversiones mayores e invertir entre los 20 y los 30 años, es recurrir a un préstamo personal. Hoy en día contamos con las Fintech, que ofrecen la posibilidad de acceder a préstamos online, y asesoramiento gratuito para obtener el préstamo que más se adecúe a nuestras necesidades, de manera fácil y rápida. De esta forma, si nos cuidamos de no caer en deudas y somos ordenados, podemos generar ganancias sin necesidad de usar nuestro dinero.

últimas noticias
noticias relacionadas