Estafas piramidales: ¿Qué son y cómo prevenirlas?

Todos hemos oído hablar alguna vez de una oportunidad de inversión que promete una rentabilidad asombrosa en poco tiempo sin ningún tipo de riesgo. ¿Suena demasiado bien para ser cierto? Es porque generalmente se trata de una estafa piramidal. 

Recientemente, en nuestro país, se hizo conocido el caso de Generación Zoe, una empresa fantasma que aseguraba tener varios emprendimientos en diferentes sectores y mercados. La organización fraudulenta vendía también servicios de coaching financiero, en estos cursos se encargaban de persuadir a sus clientes de que inviertan su dinero en la empresa, prometiéndoles enormes intereses a cambio, además de convencerlos de que reúnan a más gente.

Generación Zoe resultó ser otra estafa piramidal que se mantenía gracias al dinero que los miembros aportaban. Este no era reinvertido en activos reales. El escándalo salió a la luz y los inversores no pudieron recuperar su dinero. Su CEO, Leonardo Cositorto, fue detenido en República Dominicana y aguarda la extradición a la Argentina para ser juzgado. 

Este hecho lamentable, no es ni será el primero de su tipo. Los esquemas piramidales son de las estafas más comunes y muchos inversores inexpertos se convierten en víctimas de estos engaños. Por esto, si estás buscando en qué invertir tus ahorros para ganarle a la inflación, es importante que entiendas cómo funcionan este tipo de estafas. 

¿Qué son las estafas piramidales?

Las estafas piramidales o esquemas ponzi, son modelos de negocios que se sustentan por la entrada nuevos miembros que, de manera incrédula, aportan un determinado monto de dinero para ingresar. Cada nuevo miembro, a su vez, debe buscar más personas para que se sumen y aporten su capital. De esta manera, se forma una red de miembros ordenados jerárquicamente. El dinero de los nuevos miembros va destinado a quienes se encuentran más arriba en el esquema piramidal. Para ejemplificar, cuando A invita a B, A sube un escalón en la pirámide. Si B invita a C, A y B suben otro escalón, y así sucesivamente. 

Claro está que este tipo de modelo de negocio suelen tener un disfraz que cubre su verdadero propósito, para que así los inversores no desconfíen. Muchas veces los esquemas piramidales se camuflan bajo la venta de algún bien o servicio, que se supone que es el objetivo del negocio, pero al fin y al cabo, el modelo se sostiene por el ingreso de nuevos miembros, cuyo capital va a parar a quienes se encuentran arriba en la pirámide. No se invierte en un proyecto real, ni se apunta a la venta de un bien o producto de calidad que pueda satisfacer la demanda de un público. Siempre quienes están abajo en el esquema saldrán perdiendo. 

Este tipo de estafas es muy común entre la población con menor educación financiera. Los líderes de estos modelos se aprovechan de la ignorancia de la gente y de su desesperación por hacerse ricos rápidamente. 

Los esquemas ponzi son ilegales en la mayoría de los países y, por ende, perseguidos por los mecanismos estatales. Aunque, al igual que muchas actividades delictivas, los estafadores se la rebuscan para seguir operando. Por esto es importante darse cuenta cuando estamos frente a un esquema de este tipo.

Tipos de estafas piramidales

Si bien se camuflan de varias formas, en un esquema ponzi siempre está presente la captación de fondos para una supuesta inversión, la promesa de determinados resultados y la falsificación al alza de las ganancias de los inversores. Estos se pueden dividir en dos grande grupos:

  • Pirámides abiertas: en estas los miembros conocen el funcionamiento del modelo. De todas maneras, no deja de ser fraudulento ya que los miembros muchas veces desconocen las consecuencias reales y pueden mentir para captar nuevos integrantes. 
  • Pirámides cerradas: en estos esquemas existe un líder que reparte arbitrariamente el dinero de los nuevos miembros y actúa como puerta de entrada al sistema. Es quien persuade a las personas para que le den sus ahorros.

¿Cómo detectar un esquema ponzi?

Los estafadores que orquestan estos esquemas se esfuerzan por venderlo de tal forma que las personas no duden de ellos y crean que están frente a una verdadera oportunidad. Incluso, suelen pagar en tiempo y forma al principio. De esta manera, los miembros se entusiasman, creen que recuperarán el total de su inversión más grandes intereses, y suman a sus amigos y familiares al esquema. Para no ser víctima de este tipo de estafas, te dejamos tres claves para que puedas identificar un esquema ponzi:

  • Grandes ganancias en poco tiempo: la principal característica de las estafas piramidales es que le prometen a sus miembros excelentes resultados al poco tiempo de haber invertido su dinero. Los expertos en inversiones advierten siempre que el interés que nos puede dar un activo financiero es proporcional a su riesgo. Si alguien nos promete una rentabilidad exorbitante debemos, en principio, saber que estamos corriendo un riesgo. Y si estamos dispuestos a correr ese riesgo e invertir solo una pequeña parte de nuestro patrimonio, no debemos dejar de investigar a fondo a dónde va a parar nuestro dinero, lo que nos lleva al siguiente punto.
  • Fuente de ingreso y origen de la rentabilidad: si no se explica con suma claridad de donde proviene el dinero para pagar tan elevados intereses, o se recurre a un concepto sumamente innovador, complejo y difícil de entender es muy posible que estemos frente a una estafa piramidal. 
  • Reclutamiento de nuevos integrantes: si el sistema necesita de nuevos miembros para mantenerse, ya debemos ponernos en alerta. Esta es la única manera en que los esquemas piramidales sostienen su mentira en el tiempo. Acá es importante discernir los esquemas ponzi de las ventas multinivel, ya que este último es un modelo de negocio que también necesita de ampliación de su red de miembros, pero es legal y legítimo ya que genera ganancias en base a la venta de determinados productos. Los integrantes refieren a otras personas para que inviertan, pero a cambio se les da stock del producto que vende la empresa para que se conviertan en vendedores independientes.

Ante la duda, no inviertas

Las posibilidades de hacerse rico de la noche a la mañana son ínfimas. Los creadores de estos esquemas piramidales se aprovechan de la ignorancia de aquellos que desean ganar dinero fácil y rápido. Este modelo de negocio fraudulento se derrumba cuando muchos inversores comienzan a dudar y desean sacar el dinero al mismo tiempo, la burbuja financiera se pincha y el dinero invertido es irrecuperable. También sucede que, al generar un monto interesante de dinero, los estafadores se fugan con el capital.

La educación financiera es fundamental para prevenirse y para discernir entre posibilidades reales de inversión y simples estafas. Por eso te recomendamos que te eduques en esta materia y que investigues con mucha cautela antes de canalizar tus ahorros hacia un activo financiero.