Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

Fondo de emergencia: ¿Para qué sirve y cómo se hace?

Contar con un fondo de emergencia resulta imprescindible para que ninguna situación nos tome por sorpresa y nos juegue una mala pasada en nuestra economía. En esta nota te contamos de qué se trata este fondo y cómo hacerlo.

Para que ningún imprevisto te tome de sorpresa y tengas que gastar dinero con el que no contas  o endeudarte solicitando un crédito, es recomendable contar con un fondo de emergencia o ahorros para hacer frente a estos.

Estos imprevistos se pueden materializar de diversas maneras, pero por lo general tienen que resolverse con rapidez, por eso es importante contar con los recursos necesarios y no improvisar en el momento.

En muchas ocasiones, las personas se endeudan cuando enfrentan estas situaciones difíciles o piensan que es la única manera de solucionar un problema, por lo que un fondo de emergencia siempre es de gran ayuda para resolver este sin generar estrés o deudas altas por la tasa de interés que se puede cobrar por un crédito. En este artículo te contamos cómo poder hacerlo.

¿Qué es un fondo de emergencia? 

Un fondo de emergencia es una cantidad de dinero que se reserva exclusivamente para hacer uso de él en caso de una emergencia o gasto inesperado que no podemos abordar de otra manera. Es decir, es un ahorro que a diferencia del ahorro tradicional, no va a tener un fin concreto, lo vamos a utilizar en caso de tener una emergencia real. 

¿De cuánto debe ser este fondo?  

El monto del fondo dependerá de la situación personal de cada persona. Tanto los ingresos, como los egresos y gastos mensuales tendrán que ser considerados para adecuar el fondo a cada situación. Algunos expertos indican que lo más recomendable es contar con un fondo de emergencia que pueda cubrir todos los gastos que puedan surgir a lo largo de, como mínimo, tres meses. A simple vista no parece ser una tarea fácil, pero con organización y constancia se puede llevar a cabo. 

En este sentido, si se llega a perder el trabajo o si surge un gasto elevado que no podemos afrontar con el presupuesto mensual, se podrá contar con ese dinero disponible y el tiempo necesario para empezar a poner soluciones sin necesidad de recurrir a terceros. 

Además de gastos imprevistos que puedan surgir, también hay que tener en cuenta compromisos ya asumidos como créditos personales, automotrices o hipotecarios que en caso de perder la principal fuente de ingresos, se puedan afrontar y no caer en deudas de las que son muy difíciles de recuperarse. Es por ello que La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda que el fondo de emergencias sea de entre tres y seis meses del sueldo.

¿Cuál es la importancia de contar con un fondo de emergencia? 

Es importante contar con un respaldo porque no hay nada mejor que la tranquilidad en términos económicos. Caer en deudas o enfrentar situaciones económicas difíciles, por lo general traen muchos disgustos, estrés, preocupaciones y angustias por lo que la situación puede tornarse irreversible. Tener mala salud financiera puede llevar a otros problemas de salud. Además, al momento de enfrentar alguna emergencia muchas veces las personas se centran en el ¿cómo le voy a hacer para pagar esto? en vez de atender el problema real. 

Es por eso que crear el hábito de ahorro es fundamental para lograr esas metas a las que siempre se han querido llegar pero también para prevenir situaciones inesperadas y no agradables.

¿Qué tener en cuenta para iniciar un ahorro de emergencia? 

Para iniciar con un fondo de emergencia es importante considerar los siguientes puntos. De esta manera, se podrá llegar con éxito a la meta propuesta.

  • Establece tu meta de ahorro, que dependiendo de cada situación, puede ir de los tres a los seis meses de tu ingreso mensual. 
  • Elige el medio. Lo ideal es abrir una cuenta en el banco dedicada exclusivamente a este propósito. 
  • Ordena tus finanzas. Realiza un presupuesto para que puedas visualizar tus ingresos y tus gastos fijos. Incluye todos aquellos gastos que son necesarios para subsistir. 
  • Determina tu capacidad de ahorro. Lo ideal es que sea de al menos el 10 por ciento de tus ingresos. 
  • Se constante. Una buena forma de serlo es programar un depósito automático cada mes o quincena a tu cuenta de ahorro y así sabrás que se hará efectivo. 
  • Dale seguimiento. Revisa cada mes cómo va tu ahorro para evaluar si se están cumpliendo las metas propuestas. 
  • No dejes que se termine. Si tuviste algún imprevisto que te hizo tomar dinero de tu fondo, recuerda que hay que ser constante y reponer el monto para seguir en línea con el objetivo. 

Siguiente y cumpliendo con estos pasos, sin dudas podrás crear ese fondo para emergencias tan necesario y el cual puede sacarte de algún apuro y disfrutar de la tranquilidad que te da un colchón financiero. 

últimas noticias
noticias relacionadas