Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

Formas de pagar deudas

¿No sabes cómo pagar tus deudas? Conoce 6 formas para saldarlas y la información que necesitas tener en cuenta para ordenar tus finanzas personales.

El problema de tener deudas no es solo que a veces parece un ciclo sin fin e interminable sino también que en general no sabemos cómo o por dónde empezar a solucionarlo. 

¿Necesitas ordenar tus finanzas? Conoce estos consejos para pagar tus deudas en 6 pasos. El mecanismo fue diseñado por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros. Recorda que es importante identificar todas tus deudas, conocer sus tasas de intereses y también el pago mínimo de cada una antes de emprender este proceso.

1) Ordena tus finanzas personales

El primer paso para resolver el problema es conocer el panorama. No solo necesitas conocer bien tus deudas, sino también tus ingresos y egresos. Es recomendable hacer una lista donde anotar todos tus gastos. Además, te ayuda a identificar cuales son fijos e imprescindibles y cuales se pueden eliminar o al menos minimizar. Esto te permitirá saber cuál es tu capacidad real para saldar tus deudas, es decir tu capacidad de pago, la diferencia que existe entre lo que ganas y lo que gastas.

No todas las deudas tienen el mismo nivel de urgencia. Para determinarlo, hay que mirar la tasa de interés de cada deuda. Por lo general, entre más grande sea la deuda, más altos serán los intereses que podemos definir como “el precio del crédito”. Una vez más, hace una lista y organizalas de mayor a menor no solo por el valor que debes, sino también por sus intereses. Agrega también el pago mínimo. Este orden te permitirá establecer tus prioridades y saber cómo atacar el problema y qué deuda saldar primero, necesitas numerarlas.

2) Hace un presupuesto y crea un fondo de emergencia

Establece que monto de tus ingresos vas a usar para pagar tus deudas, lo recomendable es que no exceda el 30%. En caso de que tu sueldo no sea fijo, para calcular el monto disponible toma de referencia un mes donde tus ingresos sean bajos para evitar crear falsas expectativas o un presupuesto que no podrás respetar. 

Es recomendable que el fondo de emergencia sea el 10% de tus ingresos mensuales. Esto te permitirá empezar a generar un ahorro. Además, te permite contar con dinero en efectivo para cualquier urgencia o gasto importante inesperado. Contar con esto ayuda a evitar futuras deudas. En general, ante una emergencia, muchos suelen usar su tarjeta de crédito.

3) Evita tus tarjetas de crédito

Este consejo puede ser uno de los más fáciles, o los más difíciles. Aunque son una gran herramienta, las tarjetas de crédito pueden generar grandes deudas. Un gran consejo es tratar de no usarla y comprar al contado solo aquello que puedas alcanzar para evitar que la deuda siga creciendo. En caso de necesitarla, mantené la misma lógica, compra sólo lo que puedas pagar, tener un límite en la tarjeta de crédito no significa que tengas que llegar a ese valor si no lo necesitas.

4) Consolida tus deudas

En el caso de que tengas saldos pendientes en varias tarjetas de crédito trata de consolidar tus deudas para evitar seguir acumulando intereses. Esto significa juntar los pagos de todas tus obligaciones a través de una institución financiera que te ofrece un plan de pago con mejores condiciones. Sí, es una nueva deuda, pero de esta manera solo abonarás una sola cuota y no millones.

Además, es muy útil tratar de reducir el número de tarjetas de crédito porque cuantas más tengas, más podes gastar y más deudas podes acumular.

5) Bola de nieve

Llegó la hora de pagar tus deudas. Una vez que tus finanzas están ordenadas, sabes con qué dinero contas para empezar y cuál es la primera deuda que debes saldar (aquella que está primero en la lista que has confeccionado). 

La idea es abonar lo máximo que puedas de la deuda uno (siempre respetando el presupuesto que has asignado) sumado al fondo de emergencia en el caso de que ese mes no lo hayas utilizado. Este paso se debe repetir hasta que logres saldar la deuda uno. Ahora es el turno de la dos. En este caso, no solo debes abonar el pago mínimo (con el fondo de ahorro en el caso que esté disponible) sino también el dinero que destinabas para la deuda uno. De esta manera se va generando el efecto “bola de nieve” positivo que te va a ayudar a pagar más deudas a medida que vas saldando las anteriores.

6) ¡No dejes de pagarla!

Es importante que mientras que aplicas esta fórmula mágica no abandones tus demás tarjetas de crédito. No suspendas los pagos mínimos del resto de tus deudas.  Tener pagos atrasados hace más difícil ponerse al día. Recordá que en caso de que puedas siempre es mejor abonar más que el mínimo en las tarjetas de crédito para evitar los intereses.

Una vez que hayas saldado todas tus deudas, te quedará un 10% de tus ingresos que ahora sí será pura y exclusivamente ahorro. 

últimas noticias
noticias relacionadas