Los préstamos y el dólar

¿Alguna vez pensaste que sacar préstamos podía llegar a ser una forma de ahorro? Sí, tal así como te estamos diciendo y más aún teniendo en cuenta la situación que estamos habitando en relación al dólar.

Tranquilo. Si abrís un poco tu mente y dejás de lado algunos prejuicios, esto puede ser una gran oportunidad. Es cuestión de lógica.

La protagonista de esta situación es la devaluación. Sí, la devaluación. Porque aunque sigas dudando, muchas veces las crisis pueden traer oportunidades.

Veamos…

¿Qué es la devaluación? ¿Cómo usarla a favor?

La devaluación es la pérdida del valor de una moneda nacional frente a otras monedas extranjeras. Sus causas pueden ser muchas y variadas, pero entre estas puede estar la falta de demanda de la moneda local o una mayor demanda de la extranjera.

Hasta acá es lo que todos conocemos. Entonces, quizás te sigas preguntando dónde está lo positivo en toda esta situación.

Y como positivo, no hay mucho…pero sí hay algunas posibilidades de tomar esto a favor. Por ejemplo: si sacas un préstamo rápido en pesos y compras dólares con esa cifra, habrás ganado dinero sin haber hecho mucho.

¿Por qué? Porque por cuestiones de lógica, terminarás debiendo MENOS plata que la que habías pedido. Trucos financieros.

¿Dónde está la clave? En tomar riesgos y en esperar. Suena fácil, pero a veces la parte de esperar es muy difícil, más si sos ansioso y queres ver ese retorno, la ganancia. En estos mercados, a veces, nos venden la ilusión de que todo es rápido, pero en este caso no.

(lo único rápido es la obtención del préstamo en minutos si nos escribes, claro!)

Quizás te interese leer nuestro artículo sobre: ¿Cómo hago para solicitar un préstamo al instante?

Conclusiones:

El truco está en sacar un préstamo, a una tasa razonable, entendible o normal, y con ese dinero comprar dólares, lo más que se pueda. Al pasar los meses vamos a ver qué nosotros, obviamente, seguimos teniendo la misma cantidad de dólares que compramos, pero a la entidad financiera le iremos debiendo un poco menos por la amortización de los pagos.

Sin embargo… acá viene lo importante: si hubo devaluación, le estaremos debiendo menos a la compañía en dólares. Entonces, si compramos U$S1000 con el préstamo, en 6 meses podríamos estar debiendo U$S800, y de esta manera ganar U$S200. Queda en cada uno cancelar el saldo y quedarse con los 200, si seguir esperando y luego cancelar, o si cumplimos el pago total del préstamo.

Las cartas están puestas sobre la mesa.