Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

Mitos sobre el buró de crédito

El Buró de Crédito es una base de datos que recopila información financiera de todos los mexicanos. Los bancos lo consultan antes de otorgar cualquier servicio o producto financiero a un cliente. En está nota vamos a desterrar algunos mitos al respecto. 

El historial crediticio, registra todas las actividades financieras de una persona, esto incluye el historial de pago de servicio, las tarjetas de crédito, y/o el detalle de los productos financieros que esa persona haya contratado. Es decir, es una “carta de presentación” que habla de tu comportamiento como deudor. Los bancos y entidades financieras analizan el historial crediticio de cada persona antes de otorgarle un préstamo, una tarjeta de crédito o brindar algún servicio.

¿Qué es el buró de crédito?

En México, el historial crediticio de cada persona se encuentra reflejado en el Buró de Crédito. Recopila información sobre formas y tiempos de pago, retrasos en algún pago, cantidad de créditos tomados, saldos que adeuda la persona, y más. La definición suena muy amplia, ya que en el Buró se pueden encontrar muchos datos sobre los mexicanos. Y al ser una base de datos de mucha gente, y asociado a las deudas, pueden generarse mitos. A continuación, vamos a desmitificar falsas afirmaciones populares sobre esta base de datos. 

  1. “ El buró de crédito es la lista negra de los deudores”

¡Absolutamente falso! No necesariamente hay que ser deudor para figurar en el Buró. Todos los mexicanos aparecemos, con la información de los créditos que tomamos o de las cuentas que pagamos. Y para quienes tienen alguna deuda, figura la deuda también.

Así que no te preocupes por estar en buró de crédito, mejor procura mantener la puntualidad de tus pagos y de tu comportamiento para que tu récord sea de un acreditado saludable.

  1. “El Buró de Crédito me negó mi crédito”

El Buró de Crédito no otorga préstamos, sino que le otorga la información a los bancos que otorgan créditos (u otros servicios como tarjetas de crédito). Si te fue denegado un préstamo, es porque el banco evaluó que el comportamiento financiero reflejado en el Buró no es bueno. 

  1. “El Buró de Crédito viola la ley de datos confidenciales”

Que el Buró de Crédito tenga datos confidenciales no significa que viole la ley de datos confidenciales. El Buró otorga la información a los bancos solamente bajo tu expresa autorización, el tema es que los bancos si o si, a la hora de otorgarte un préstamo o una tarjeta de crédito, te solicitan autorización para poder ver la información del Buró. ¡Por eso es tan importante leer la letra chica de los contratos!

  1. “Nunca puedes salir del buró de crédito”

Bueno, esto no es un mito porque es verdad. No puedes salir del Buró, pero es importante remarcar que figurar en el Buró no es algo malo, ¡todos lo hacemos! La clave está en tener un buen historial crediticio para que cuando las entidades consulten el Buró, puedan ver tu buen desempeño financiero. El primer paso es saldar tus deudas, y luego, organizarte para no volver a contraerlas.

  1. “El Buró de Crédito es un organismo del Gobierno”

¡No! El gobierno no tiene nada que ver. El Buró de Crédito es una empresa privada que trabaja para los bancos, administrando e integrando información sobre el comportamiento crediticio de los usuarios con el fin de facilitar datos seguros y confiables a prestadores de servicios financieros.

Cómo lograr una buena calificación en el Buró de Crédito

Habiendo desterrado todos estos mitos populares, arribamos a la conclusión de que lo importante es mantener un buen historial crediticio. Por que siempre todos vamos a figurar en el Buró, por ende, mejor construir una buena reputación de nuestras finanzas personales. ¿Cómo lograr esto? 

Siempre sostenemos que el secreto para llevar unas cuentas saludables es la organización y la planificación de las finanzas. Pero, antes de enfocarte en esto, lo importante es saldar las deudas que tengas pendientes y luego organizarte para no contraer otras nuevas. Deberás hacer los pagos a tiempo de tu tarjeta de crédito o de algún préstamo (personal o hipotecario) que hayas pedido, mantenerte al día con los abonos de los servicios mensuales que contrates como telefonía, televisión por cable o Internet. Una buena idea es pagar esos servicios por débito automático, y es un tema menos del que acordarte y llevar un buen control de gastos para no olvidarte de pagar nada. 

En fin, como siempre vamos a figurar en el Buró de Crédito, mejor hacerlo bien. Siendo organizados, planificando todos los gastos y cumpliendo a tiempo los compromisos de deuda asumidos en algún préstamo, ¡es posible!

últimas noticias
noticias relacionadas