11 consejos para pedir un préstamo en México

Muchas veces nos asusta pedir un préstamo, pero no debemos olvidarnos que es una herramienta financiera que puede resultar muy útil. Conoce 10 consejos a tener en cuenta a la hora de solicitar uno.

Un préstamo es una herramienta financiera a tener en cuenta. Es importante no abusar de ellos para no caer en un ciclo interminable pero tampoco debemos olvidarlos. Pueden ser útiles para ayudarte a resolver un imprevisto, saldar tus deudas o también para ayudarte a cumplir objetivos planificados, cómo comprar una casa, o un auto. Pero se debe tener en cuenta que implica asumir un compromiso de pago por un periodo de tiempo determinado y no cumplirlo puede afectar tu historial crediticio.

Las condiciones, el total de dinero que te prestarán y los intereses, varían dependiendo las entidades financieras y también de la capacidad de quien lo solicita. A la hora de solicitar préstamos hay muchas opciones y variables a analizar por eso te proponemos 10 consejos a tener en cuenta: 

1) Analiza tu situación financiera

Antes de tomar cualquier decisión respecto a tu dinero, es muy importante tener el panorama claro y las finanzas ordenadas. Es necesario saber con qué dinero cuentas por mes y cuales son tus gastos, diferenciando entre los fijos y los variables. El dinero restante será aquel que puedas destinar para otros fines, como por ejemplo la cuota del préstamo.

2) Investiga y compara

A la hora de comparar los préstamos debes prestar atención a:

  • Tasa de interés
  • Costo Anual Total: tasa real de interés ya que se incluyen todos junto a los cargos adicionales de un préstamo (comisiones, cuotas y seguros). Te dirá cuánto costará el crédito al año.
  • Costo Total del Crédito (CTC): el valor total que deberás abonar teniendo en cuenta los adicionales mencionados

3) No pidas más dinero del que necesitas

Solicita únicamente el dinero que necesitas. Pedir más implica estar más tiempo endeudado y pagando intereses.

4) Elige el plazo correcto

Ten en cuenta que un plazo largo ofrece que las cuotas sean menores pero implica mayores intereses. Mientras que, si es corto, las cuotas podrían ser de un valor mayor al que puedes destinar cada mes. Es importante optar por el plazo correcto acorde a tu capacidad de pago. Para definirlo, necesitas conocer tus ingresos y egresos y tener ordenadas tus finanzas personales. Calcula el valor que puedes destinar al préstamo cada mes para poder mantener un buen historial crediticio.

5) Elige el tipo de tasa

Busca el crédito que te ofrezca una tasa competitiva. Pueden ser variables o fijas, analiza cuál te resulta más cómoda. Mientras la primera puede resultar conveniente, también puede ser arriesgada porque es más difícil saber cuál será el valor total a abonar y puede haber un ajuste a lo largo del financiamiento mientras que la tasa fija implica estabilidad.

6) Moneda nacional

Solicita tu crédito en moneda nacional porque te asegura el monto que debes abonar y se mantendrá constante. En caso de optar por un préstamo en moneda extranjera, cualquier cambio en las divisas te afectará y podría llegar a incrementar tu deuda.

7) Aporta toda la información necesaria

Es conveniente entregar toda la información que te soliciten al principio, cualquier aclaración puede significar un retraso en la obtención del préstamo. Dependerá del tipo de crédito que vas a solicitar la documentación que tendrás que entregar. Ten en cuenta que generalmente deberás mostrar garantías para que el banco “confíe” en que estás en condiciones de afrontar el préstamo. Para esto, suma todos aquellos documentos que prueben tu capacidad de pago.

8) Revisa el contrato

No firmes sin leer, verifica a que te estás comprometiendo. Revisa las condiciones de pago, consulta si puede saldarse de manera anticipada y también las posibles consecuencias en caso de no poder afrontarlo. Chequea si hay penalizaciones, excepciones, cargos extras y por último si se puede pagar de forma anticipada.

9) Cheque los productos vinculados

Los préstamos a veces tienen accesorios que pueden generar costos adicionales. Suelen ser opcionales pero es necesario avisar. Por eso, no olvides chequearlos antes de cerrar tu contrato.

10) No aceptes dinero rápido

Normalmente, las entidades financieras se toman un tiempo para evaluar otorgar un préstamo y suelen además solicitar garantías (comprobantes de ingresos o contratos de trabajo) para asegurarse de que la persona a la cual se lo darán es capaz de cumplir con los pagos. Teniendo esto en mente, ten cuidado con aquellas entidades que no soliciten garantías, es posible que su beneficio recaiga en otro lado y pidan intereses más altos.

11) No te retrases

Es muy importante abonar las cuotas en los plazos fijados, sino podrán aplicarte comisiones e intereses que suelen ser más altos que los acordados. Además, puede afectar tu historial crediticio lo cual podría ser una complicación para obtener futuros préstamos. En el caso de que sea posible, incluso analiza adelantar pagos para poder evitar intereses.

Es recomendable analizar tus finanzas antes de embarcarte en un préstamo. Organiza tus ingresos y tus gastos, detalla qué cuota mensual podes abonar y una vez que hayas obtenido el financiamiento separala de tus ingresos mensuales. Muchos recomiendan, una vez finalizado el pago del préstamo, seguir separando ese dinero para así poder generar ¡un ahorro!

últimas noticias
noticias relacionadas