Manejo de finanzas: los Centennials lo hacen mejor

Los Centennials tienen grandes ventajas a la hora de instruirse en diferentes ámbitos ya que cuentan con información al alcance de su mano. Internet fue el gran facilitador de esto, cuestión que las generaciones anteriores no tenían. En este artículo te contamos las principales diferencias.

La independencia financiera se puede obtener de diferentes maneras, una de ellas es saber aprovechar los recursos para encontrar información precisa y confiable, elemento que hoy en día está al alcance de todos pero no así en las generaciones anteriores.

La generación nacida entre 1995 y 2010, conocidos como generación Z o Centennials, cuentan con  recursos y herramientas que hacen que sean “superiores” en muchos aspectos a sus antecesoras. Uno de ellos es en el sector de las finanzas personales ya que tienen al alcance de sus manos información y herramientas digitales y por lo tanto, se pueden llegar a sentir más empoderados para tomar mejores decisiones sobre su dinero. También, al ser autodidactas, tienen mayores conocimientos y administración de sus recursos que sus antecesores.

Estos jóvenes suelen estar mejor educados financieramente que los millennials, Generación X o Baby Boomers, pues la mayoría investiga primero sobre la planificación de su dinero antes de gastarlo.

En línea con esto, esta generación suele buscar información y autoeducarse, es decir que buscan tutoriales en distintas plataformas, consultan en internet, redes sociales, aplicaciones o cualquier tipo de fuente digital para cuidar mejor sus bolsillos, planificar financieramente y tomar decisiones en base a sus capacidades.

Los Centennials utilizan también estos conocimientos para realizar diferentes tipos de compras, y es a través del manejo e información de productos financieros que pueden elegir entre una variedad de opciones cuando antes no existía. Usan principalmente sus teléfonos para consultar y evaluar precios; lo que los convierte en una generación que piensa muy bien y compara antes de adquirir cualquier artículo. Es decir, gastan a su manera.

Nuevos paradigmas y objetivos

Otro punto significativo es que estos jóvenes ya empiezan a tener productos y servicios financieros desde temprana edad. Cuenta de ahorro, cuenta bancaria corriente; tarjeta de crédito y seguro médico son solo algunos de los productos que suelen tener.

Otra característica que los diferencia de las generaciones anteriores en el ámbito laboral, es que muchos de ellos buscan y tienen como objetivo ser dueños de sus propios negocios en el futuro y que sus ingresos no provienen de una fuente fija como se estilaba en el pasado, sino que ganan dinero a través de trabajos independientes parciales o trabajos especiales.

En relación a esto, aunque saben que la educación es la llave para un mejor futuro e ingresos, muchos centennials temen endeudarse para profesionalizarse. Al ser conscientes de la importancia de los recursos y del dinero, los jóvenes planean ahorrar y administrar los mismos de manera eficiente durante la universidad, ya sea para pagarse sus estudios como para emprender. 

Esta información se desprende el estudio “How Gen Z Is Confronting Their Financial Fears” (Cómo enfrenta la generación Z sus miedos financieros” realizado por la consultora Rave Reviews, el cual revela que esta generación toma en cuenta los errores económicos de sus mayores para no cometerlos y las diferencias que existen entre estas.

Aprender de las generaciones anteriores

Luego de distintas crisis económicas y sociales vivenciadas a través de los padres o abuelos que llevaron a perder parte de su patrimonio o generar desestabilizaciones económicas o emocionales en las familias, esto queda en la memoria colectiva y por lo general se tiene en cuenta para decisiones futuras.

En base a esto, esta nueva generación tiene una nueva concepción del trabajo, el arraigo a los países nativos y el tiempo dedicado para llegar a sus objetivos financieros.

últimas noticias
noticias relacionadas