Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿Qué deudas debo pagar primero?

El principio de una buena administración personal, consiste en -aunque parezca obvio- no contraer deudas que no podemos pagar con nuestros ingresos. Porque si empezamos a deber más de lo que tenemos, corremos el riesgo de no poder pagar a tiempo, y ahí es cuando empiezan los problemas: intereses muy altos, y según el tipo de deuda, consecuencias dolorosas.

 

¿Cuáles son los tipos de deudas?

Hay 7 tipos de deudas.

  • Las deudas garantizadas con inmuebles llamadas deudas hipotecarias, que en caso de falta de pago el acreedor puede pedir que vendas el inmueble en garantía (tu casa, por ejemplo) como forma de pago.
  • Las deudas garantizadas con un vehículo o con una máquina son las denominadas deudas prendarias, porque el acreedor puede cobrarse con el bien prendado, es decir, llevarse tu auto como pago.
  • Las deudas de tarjetas de crédito que normalmente no tienen garantías y por ello tienen un interés alto como forma de compensar la inexistencia de garantías. Los intereses de las deudas de tarjeta de crédito superan el 40% anual.
  • Las deudas por servicios públicos (agua, gas, electricidad) que en caso de falta de pago, en épocas normales, puede significar el corte del servicio hasta la regularización de la deuda, además de las acciones de cobro de deuda en caso de que la falta de pago se prolongue.
  • Las deudas por servicios privados como la telefonía celular, la televisión por cable o el servicio de internet, cuya falta de pago las empresas prestadoras sancionan con el corte del servicio, además de iniciar las acciones de cobro de esa deuda en caso de que la demora se prolongue.
  • Las deudas de impuestos. Hay que distinguir entre los impuestos nacionales, provinciales o municipales. En general los organismos recaudadores tienen facultades de ejecución.
  • Las deudas por préstamos personales bancarios que generalmente tienen garantías personales, es decir, un garante, o embargando parte del sueldo del deudor, en caso de falta de pago en tiempo y forma.

Algo muy importante que hay que tener siempre en cuenta es que en muchos casos el acreedor puede informar nuestra deuda a las agencias de información crediticia (Veraz, etc.) y figurar en esos registros nos puede impedir recurrir a nuevos créditos o productos financieros. Por eso es clave administrarnos bien, hacer cuentas e ir pagando las deudas a tiempo. 

 

¿Qué deudas es mejor pagar primero?

Sin lugar a dudas es recomendable pagar primero las deudas cuyo incumplimiento nos puede traer problemas serios. Veamos cuáles pagar primero:

  • -Las deudas hipotecarias o prendarias, porque el acreedor puede rápidamente sacar a remate el inmueble, generalmente nuestra casa, o el vehículo, nuestro auto, o una máquina de nuestro negocio.
  • -Las deudas de tarjetas de crédito, porque ante la falta de pago la entidad primero nos anulará la tarjeta, informará a Veraz y además, pasará la deuda a los abogados para que inicien la ejecución. Entonces no sólo aumentan los intereses a medida que nos demoramos con el pago, sino que se suman los honorarios a los intereses de la deuda.

Dos estrategias para saldar las deudas de las tarjetas de crédito:

Hay dos formas que suelen aconsejarse para cancelar las deudas que sean por tarjeta de crédito. 

Una forma es hacerlo según el importe de cada saldo. Es decir, eliminar las deudas empezando primero por las que tienen el saldo más bajo. Para eso, lo que hacemos es hacer una lista de todos los saldos de las tarjetas, las ordenamos de menor a mayor cantidad. Cuando los saldos son parecidos, priorizamos los que tienen mayor interés según cada tarjeta. Entonces cada mes, vamos a liquidar primero los pagos mínimos (esto como regla general, siempre), y después, con una parte del monto extra que nos sobre, vamos a pagar la deuda menor. Y así, mes a mes, vamos reduciendo cada una.

Otra forma es hacerlo según las tasas de interés. En este caso, vamos a ordenar en una lista nuestras deudas de mayor a menor interés. Entonces, primero, como ya dijimos, vamos a pagar la cantidad mínima adeudada, y después destinamos la mayor cantidad posible a la cuenta con tasa de interés más alta. Una vez que esté saldada, vamos a liquidar la siguiente deuda y así sucesivamente. 

No hay una opción mejor que la otra, cada uno elige la que más le convenga y adecúe a sus posibilidades. 

 

Pedir un préstamo personal: una solución para pagar las deudas más rápido.

Cuando nos encontramos ante un problema de falta de pago de deudas de distinto tipo, muchas veces es conveniente tomar un préstamo para ir pagando las más urgentes y las que tengan intereses más altos, para unificar en un sólo acreedor con menores intereses (eso dependerá de las garantías que se puedan ofrecer, como por ejemplo, garantes o avales) y que de esa forma se haga más accesible el cumplimiento de cada uno de los vencimientos de esa deuda nueva.

Desde Alpréstamo, ¡te ofrecemos préstamos online para ayudarte a salir de tus deudas! Si necesitás asesorarte para saber cuál es el préstamo que más te conviene, no dudes en contactarnos. 

 

últimas noticias
noticias relacionadas