Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿Qué es la bolsa de valores y cómo funciona?

En esta nota de Alprestamo te explicamos qué es la bolsa de valores y cómo podés invertir desde Uruguay.

Las bolsas de valores son espacios donde los operadores (empresas privadas u organismos estatales) ofrecen activos financieros a los inversores para obtener dinero líquido de forma inmediata. Estos activos pueden ser títulos de deuda (como bonos en el caso de Estados o entes gubernamentales y obligaciones negociables en el caso de empresas privadas) o acciones, las cuales constituyen una parte mínima del patrimonio total de la empresa. 

De esta manera, las bolsas de valores actúan como operadores intermediarios. Vinculan a organizaciones que necesitan financiarse con personas que desean canalizar sus ahorros hacia inversiones rentables. Así impulsan el desarrollo económico de un país, ya que la financiación que obtienen las organizaciones sirve, por ejemplo, para que las empresas amplíen sus infraestructuras y contraten mano de obra, así como también los Estados, al financiarse mediante títulos de deuda, pueden llevar a cabo políticas públicas. 

Jornada bursatil

La rueda de inversión es el conjunto de operaciones de compra y venta de activos financieros que transcurren durante una jornada bursátil, es decir, durante una jornada de trabajo puertas adentro de la bolsa de valores. En Uruguay la jornada bursátil es de 9 hs hasta las 18 hs, de lunes a viernes. Si te interesa hacer trading en la Bolsa de Valores de Montevideo, tenés que estar al tanto de estos horarios para saber en qué momento operar y cuándo descansar. 

Formas de financiamiento

A través de la bolsa de valores, las empresas pueden financiarse aumentando sus pasivos (emitiendo deuda) o con el patrimonio (lanzando acciones al mercado). Mientras que los Estados o gobiernos provinciales y municipales solo pueden hacerlo emitiendo títulos de deuda, es decir, aumentando su pasivo financiero.

Los títulos de deuda de las empresas se conocen como obligaciones negociables y los que emiten los Estados son bonos o letras del tesoro, entre otros instrumentos menos conocidos. En ambos casos, el inversor actúa como prestamista y recupera el dinero invertido con intereses y plazos previamente establecidos. Estos tipos de inversiones son de las más seguras. El único riesgo que corre el inversor es la imposibilidad de pago por una quiebra en el caso de las empresas o un default si el título de deuda es emitido por un Gobierno. 

Las acciones, en cambio, son parte del capital social total de la empresa. Quien posee acciones es dueño de parte de la empresa proporcional a la cantidad de acciones que tiene. El precio de las acciones varía en función de la oferta y demanda de estas. Esta curva está determinada por la psicología de los inversores y por la percepción que el público tiene sobre la empresa. Por esto, la reputación de la empresa impacta directamente en el precio de sus acciones.

Los accionistas cobran dividendos, pueden vender todas o parte de sus acciones cuando lo deseen e incluso, si están dentro de los accionistas mayoritarios de una empresa, pueden participar en las asambleas generales de esta. De todos modos, comprar este tipo de activos es una inversión más arriesgada ya que el precio es volátil, no hay garantía de renta fija y depende de muchos factores. 

Mercado primario y mercado secundario

Los activos financieros que se comercializan en la bolsa de valores pasan por dos etapas. Cuando la empresa decide hacer públicas sus acciones, y así vender parte de su patrimonio, se contacta con un banco de inversión que la asesora para presentar este registro ante la Comisión Nacional de Valores. Una vez que es aprobado, se difunde en diferentes medios de información, se determina el precio de las acciones y se larga al mercado. Este proceso se denomina “mercado primario”. Es, en síntesis, la emisión de un bono, una acción, un título de deuda y demás por parte de una institución.

Luego de esta primera etapa, los emisores se corren de la escena y los activos financieros son negociados entre los inversores privados. El precio de los activos es determinado por mecanismos de oferta y demanda. Esta segunda fase se llama “mercado secundario”. 

¿Cómo invertir en la Bolsa de Montevideo?

Si querés introducirte en este mundo bursátil y comenzar a invertir en la Bolsa de Montevideo, te dejamos cinco simples pasos iniciar:

  1. Elegir un Agente de Liquidación y Compensación (ALyC), que funciona como intermediario entre el inversor y la bolsa.
  2. Crear una cuenta en la ALyC elegida.
  3. Presentar la documentación requerida por esta.
  4. Transferir el dinero a la cuenta.
  5. Comenzar a cursar órdenes de compra y venta.
últimas noticias
noticias relacionadas