Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿Qué hacer si no puedo pagar la tarjeta de crédito?

Financiaste varias compras con tarjeta de crédito, la sobrecargaste de cuotas, tuviste un gasto extraordinario o inesperado este mes y de repente… ¡Llega el día del vencimiento y no podes pagar el saldo de tu tarjeta! Ergo, se genera una deuda

La morosidad de no pagar la tarjeta de crédito puede traer repercusiones negativas a largo plazo ya que, además de la inhabilitación de la misma o el scoring crediticio negativo, comienza el devengo de intereses y el monto de la deuda puede aumentar. ¡Pero, que no cunda el pánico! Hay alternativas para salir de esta, y hoy te voy a ayudar a evaluarlas.

 

¿Que pasa si no pago la tarjeta de credito?

¿Es recomendable pagar el minimo?

Pagar el mínimo de la tarjeta puede darte alivio inmediato, pero es un error a largo plazo que puede llevarte a un aprieto financiero.  

Una de las soluciones cuando se acumulan deudas en la tarjeta de crédito es pagar el mínimo. En estos casos el resto de la deuda no desaparece, sino que va acumulando intereses hasta el pago del saldo final. Y no se trata, en general, de una tasa de interés baja, sino intereses altísimos que deberán ser abonados en algún momento.

Puede parecer una solución interesante en un momento de desesperación. Pero, frená un segundo y evaluá si realmente te conviene. Puede convertirse en una bola de nieve. 

 

¿Cómo salir de la deuda de tarjeta de credito?

Pagar con tus ahorros para evitar la deuda

Frente a la alternativa de tomar una deuda que acumule grandes intereses mes a mes, una de las primeras opciones a considerar es hacer uso de tus ahorros para pagar la deuda.

Después de todo, para algo están los ahorros de emergencia, ¿no? La conveniencia, o no, de usar tus ahorros para pagar la tarjeta de crédito va a depender de cuán abultados sean tus ahorros, cuánto de esos ahorros tengas que “quemar” para pagar la tarjeta y qué capacidad de ahorro posterior tengas.

En otras palabras ¿Cuánta plata tenés ahorrada? ¿Cuánta de esa plata tenés que gastar para pagar la deuda? ¿Y cuánto tiempo te va a tomar generar el mismo ahorro? 

Si tenés suficiente dinero ahorrado, y el pago de la deuda no implica gastar casi todos tus ahorros, pagar la tarjeta con ahorros es la mejor opción. Ahora bien, si no es el caso, lo mejor es buscar otra alternativa que te permita conseguir la plata que necesitás para pagar la tarjeta y devolverla poco a poco.

¡Ni hablar si tus ahorros están en dólares o colocados en algún instrumento que genere intereses a tu favor?

 

 

Créditos o préstamos personales para pagar tu tarjeta de crédito.

 

Otra opción es financiar la deuda de la tarjeta de crédito a través de un préstamo personal que, en general, tiene una tasa de interés menor que la misma tarjeta.

Muchos bancos ofrecen préstamos rápidos y fáciles de gestionar para pagar las deudas generadas con la tarjeta  después de haber abonado el pago mínimo, o antes también. Si tu banco no ofrece esa alternativa, podés recurrir a tomar un préstamo online, otorgado por otras entidades no bancarias, que suelen tener menos requisitos y una gestión más rápida.

Los préstamos online, también llamados “préstamos fintech” son los otorgados por entidades financieras no bancarias, a través de solicitudes rápidas y sencillas, generadas a través de una app o página web.  Éstos préstamos online, son una buena alternativa para ser quienes no pueden acceder a un crédito, porque tienen deudas, están en veraz, o no cumplen con los requisitos solicitados por un banco.

Para buscar el préstamo que mejor se ajuste a tu perfil, podés recurrir a Alprestamo.com, un marketplace de servicios financieros que, en segundos, te permite conocer cuáles son los préstamos que están disponibles para vos, presentar tu solicitud y gestionarlos de manera rápida y muy sencilla. 

Claro, un préstamo es una gran herramienta cuyo uso debe ser analizado con cuidado. Por eso, es importante considerar,  qué cosas deberías tener en cuenta antes de pedir un préstamo, y cómo organizar tus finanzas para pagar esa deuda sin problemas.

 

 

¿Cómo evitar las deudas con la tarjeta de crédito?

La clave para evitar endeudarte de más es ser ordenado en tus finanzas y planificar los gastos.   Una buena práctica para empezar, es buscar y detectar compras superfluas que podrían no hacerse. 

¿Mi recomendación? Empezar por dividir los gastos fijos de los variables, y dentro de estos últimos, dividir entre esenciales y prescindibles. 

Por ejemplo, el regalo de tu pareja puede ser un gasto esencial (aunque el monto sea  variable), mientras que una comida en un restaurante carísimo puede ser un gasto prescindible. A nivel familiar, por ejemplo, hay distintos caminos y estrategias para reducir gastos en el hogar. 

Si te cuesta ordenarte, o no tenés ingresos fijos, suspender el uso de la tarjeta de crédito, y utilizar el dinero que tenés en efectivo, por un tiempo, puede ser de gran ayuda.  

¿Preferís salir sin efectivo o te es más cómodo pagar con tarjeta?  Opta por utilizar la tarjeta de débito o tramitar una tarjeta prepaga.  

La trampa de las tarjetas de crédito, es que te pueden generar la sensación de que tenés  “un dinero extra”, que en verdad no tenés.   ¡Ni hablar cuando lo que te ofrecen, del otro lado, es la posibilidad de pagar un producto en cuotas sin interés! 

La realidad, que no deberíamos olvidar, es que cuando usás la tarjeta de crédito,  estás asumiendo una deuda que vas a tener que abonar en un futuro inmediato. 

 

La trampa de las cuotas sin interés 

Prestale mucha atención a las cuotas sin interés porque, a veces ocultan alguna que otra “trampa” y eso hace que termines pagando un precio final más caro. 

Es entendible, cuando vemos una promoción que dice “comprá en 18 cuotas sin interés” corremos a buscar la tarjeta de crédito para comprar y “que la inflación nos licúe el precio”, pero…. ¡ojo! Lo que tenes que buscar ahí es la sigla “CFT”; el “Costo Financiero Total”, que es el valor que finalmente pagás por el total de tu compra. 

 

¿Qué es el CFT?

El CFT no sólo incluye la tasa de interés, incluída en el precio final de esa compra, sino también todos los cargos asociados a ese crédito, que el vendedor te ofrece para comprar tu producto (como el IVA y otros impuestos).

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) establece que las entidades financieras deben informar el CFT máximo que pueden llegar a cobrar por sus diferentes productos. Así que, cuando tengas dudas al respecto, podés consultarlo con tu banco. 

Otra cosa que tenés que atender es que el comercio no haya subido el precio del producto o servicio antes de ofrecer las cuotas. Debido a la inflación, y el plazo de acreditación para ventas con tarjeta  (aproximadamente 18 días hábiles),   muchas veces, los costos financieros de las ofertas en cuotas sin interés son trasladados al precio que paga el consumidor final. 

 “Nunca te endeudes con la tarjeta”. Esa debe ser la meta pero, aún cuando lo tenés claro,  a veces surge un imprevisto, o te dejás llevar, y  no sale. 

 

La clave es planificar, ser prolijo con los gastos y ordenado con el uso de la tarjeta. Eso, y estar informados sobre los verdaderos costos ocultos detrás de las ofertas, te va a dar la posibilidad de disfrutar, gastando a conciencia. ¡Pequeñas deudas – o cuotas de tarjeta- acumuladas, pueden convertirse  en una gran bola de nieve! 

 

Las tarjetas de crédito, los préstamos y otras herramientas que el mundo financiero tiene para ofrecernos, son herramientas útiles que pueden ayudar a cumplir nuestras metas, siempre que sepamos usarlas con criterio.

últimas noticias
noticias relacionadas