¿Qué pasa si no puedo pagar mis deudas?

Endeudarse, en mayor o menor medida, es parte de la vida cotidiana. Usamos la tarjeta de crédito para hacer grandes gastos, solicitamos préstamos para comprar una casa o hacer realidad algún proyecto, compramos un auto con planes de ahorro y más. 

La deuda, bien utilizada es una herramienta que nos permite alcanzar metas. Ahora bien, el mejor consejo que te puedo dar es que analices tus finanzas personales y planifiques antes de tomar deuda, para asegurarte que podrás pagar las cuotas de devolución. 

De todas formas, siempre es posible que, por un imprevisto o falta de cálculo, nos encontremos algún día en la situación de no poder pagar nuestras deudas.

¿Qué pasa si dejo de pagar mis deudas?

En lo inmediato, la deuda comenzará a generar intereses moratorios por no pagarla, lo que significa que tu deuda aumentará. Más tardas en pagar, más intereses tendrás que abonar.

Dejar de pagar deudas tiene consecuencias, que no deben subestimarse. Por esa razón siempre hacemos énfasis en la planificación al momento de pedir un préstamo o un crédito. 

En el largo plazo, no pagar una deuda también puede tener consecuencias, incluso cuando la hayas saldado. ¿Por qué? Porque generar una deuda implica que ingresas en el Clearing de Informes, un listado de deudores. Y por último, en un caso más extremo, podrías sufrir un embargo.

¿Qué significa ingresar en el Clearing de Informes?

Ingresar en el Clearing de Informes significa que estás en la lista de deudores. Esto puede traer consecuencias negativas. Por ejemplo, hay más probabilidades de que te nieguen un crédito o una tarjeta de crédito, ya que las instituciones financieras revisan este listado a la hora de otorgar un producto o servicio a un cliente. 

¿Qué hacer si no puedo saldar mis deudas?

El primer paso para empezar a saldar tus deudas es encarar la situación y dejar de patearlas. Superar la etapa de negación te va a ayudar a poder planificar cómo salir de esa situación. La clave está en la planificación y en la organización

En segundo lugar, tienes que calcular exactamente cuánto es lo que debés para tener un panorama real y poder crear un plan de acción preciso y sustentable en el tiempo.

Luego, te recomendamos que saques una cuenta precisa de tus gastos mensuales, y los distingas entre fijos y variables. Dentro de los gastos variables seguro encuentres gastos más superfluos, que pueden ser reducidos o eliminados. 

Otro consejo es ponerle pausa a la tarjeta de crédito, que muchas veces nos lleva a gastar compulsiva e innecesariamente. Si no usas la tarjeta de crédito, no seguirás incrementando tus deudas.

La plata que gastabas en gastos superfluos o innecesarios, puede servirte para pagar las deudas. En caso de que no te alcance, o no tengas gastos que puedas reducir, te recomendamos sacar un préstamo personal a tasa fija y con una buena financiación. Es más deuda, pero la tasa fija siempre es más conveniente.

Otra alternativa puede ser pedir una refinanciación o una reprogramación o de la deuda. Muchas veces, los bancos elaboran un plan de pago para deudores con cuotas más pequeñas o plazo más convenientes. 

Un punto a tener en cuenta en caso de que tengas más de una deuda, es establecer un criterio para priorizar qué deuda deberías pagar primero

¡No recurrir al pago mínimo de las tarjetas!

Puede parecer una solución interesante en un momento de desesperación. Puede convertirse en una bola de nieve. 

Una de las soluciones cuando se acumulan deudas en la tarjeta de crédito es pagar el mínimo. En estos casos, el resto de la deuda no desaparece, sino que va acumulando intereses hasta el pago del saldo final. Y no se trata, en general, de una tasa de interés baja, sino de intereses altísimos que deberán ser abonados en algún momento.

En resumen, lo importante, como todo en la vida, es planificar y evaluar las consecuencias. A la hora de sacar un préstamo o un crédito, siempre hay que pensar cómo vamos a devolver esa plata. Muchas veces, nos dejamos llevar por el entusiasmo del momento y no analizamos con seriedad. Después, remediar las malas consecuencias puede requerir mucho trabajo. Pero si estás endeudado, ¡no te desanimes! Todo tiene solución, por suerte, hoy en día existen hay alternativas, al alcance de tu mano, que te pueden ayudar a salir de deudas. 

últimas noticias
noticias relacionadas