Últimos artículos sobre préstamos, finanzas personales, fintech, ¡y más!

¿Qué son las stablecoins y por qué se desplomó una de estas criptomonedas?

En esta nota de Alprestamo te explicamos qué son las stablecoins y por qué se desplomó UST.

Las criptomonedas son un medio digital de intercambio basado en la criptografía. Dicha moneda alternativa permite que puedas transferir valor garantizando su titularidad así como la integridad de la transacción de manera inmediata. Es una forma de dinero digital que no tiene la necesidad de que un tercero centralizado lo certifique, sino que todas las personas que intervienen en el protocolo pueden participar de las decisiones de manera democrática. Así es como se presentan como una solución al problema de la centralización del dinero.

Podemos definir a una criptomoneda como un activo digital de intercambio que emplea un método criptográfico para asegurar su titularidad, garantizar la integridad de las transacciones y controlar la creación de nuevas unidades. La creación de la primera divisa digital en el mercado fue el puntapié para el avance sin escalas de esta nueva moneda digital. Fue creada por quien se guarda detrás del seudónimo de “Satoshi Nakamoto”. Publicó en el año 2009 un artículo en el que describe un sistema de pagos P2P al que llamó Bitcoin. Este formato de transmisión de punto a punto indica que es un sistema de pago descentralizado, es decir que se genera mediante cálculos basados ​​en algoritmos específicos de los nodos de la red. Se sustenta mediante la tecnología blockchain, que surgió junto con el Bitcoin. 

Desplome y caída de criptomonedas cruciales para el mercado

Durante mayo presenciamos una caída trágicamente significativa del valor de dos criptomonedas que se encuentran dentro de la categoría de las “stablecoins”, es decir, criptomonedas cuyo valor está anclado a otro activo.  

En el lapso de una semana las criptomonedas cayeron un 30 por ciento generando preguntas existenciales sobre el futuro del mercado. Se considera como hipótesis que dicha caída haya sido provocada por un “ataque” financiero a la stablecoin Terra (UST), que se suponía que debía coincidir con el dólar estadounidense pero que hoy en día nos demuestra algo diferente. Como efecto paralelo, su moneda asociada, Luna, colapsó posteriormente.

Este ataque tuvo un impacto inmediato en el que se observaron retiros del mercado, lo que luego provocó más pánico. Las stablecoins dependen en gran medida de la percepción y la confianza, y una vez que esto se sacude, pueden producirse grandes caídas. Esto hace a la cuestionabilidad de qué tan estables en definitiva resultan este tipo de monedas. Se supone que su funcionamiento estaría diseñado para tener una volatilidad prácticamente nula al mantener una “fijación” a algún otro activo subyacente.

El efecto en cadena se evidenció incluso en la principal moneda estable, Tether, la cual perdió su paridad, hasta 95 centavos por dólar, lo que quizás demuestra la necesidad de regulación. 

Arribamos a la conclusión de que el sistema está creado de una forma que funciona bien cuando ese cripto dólar es utilizado masivamente, pero todo entraría en riesgo en el caso de que hubiera una corrida contra la stablecoin y el token Luna, al mismo tiempo. De tal modo, los tenedores de Terra como los de Luna intentarían vender generando que caiga el precio de ambos tokens.  

¿Cómo funcionan las stablecoins? 

Las stablecoins o ‘criptomonedas estables’, como Tether o DAI, han surgido para tratar de reducir la volatilidad de monedas virtuales como BTC o Etherium. Son ‘tokens’ que están asociados al valor de una moneda ‘fiat’ (como el dólar o el euro), a bienes materiales como el oro o los inmuebles, o a otra criptomoneda. También existe la clase de stablecoins que no están asociadas a ninguna otra moneda sino que están controladas mediante algoritmos para mantener un precio estable.

Tipos de stablecoins:

  • Colateralizadas o respaldadas, que están asociadas a otro valor externo (ya sea una moneda ‘fiat’, otra criptomoneda u otros bienes) para teóricamente aportarles estabilidad: 
    • Respaldadas con monedas ‘fiat’: Tether y TrueCoin; respaldadas por el dólar estadounidense y gestionadas por sendas empresas que ejercen de entidad central. 
    • Respaldadas con otra criptomoneda: un ejemplo es DAI, una criptomoneda que emplea la plataforma Ethereum y el valor del ‘ether’ para mantener su criptomoneda “pegada” a la del dólar. 
    • Respaldadas con otros bienes (como el oro o inmuebles): como en es el caso de G-Coin, una plataforma de ‘tokens’ que equivalen a un gramo de oro físico cada uno. 
  • Controladas por algoritmos: emplean únicamente algoritmos para evitar las fluctuaciones de precio. En estos modelos, es la propia cadena de bloques la que controla la volatilidad de las monedas mediante algoritmos y ‘smart contracts’.
    • USDX: emplea algoritmos para mantener el precio del ‘token’ “pegado” al del dólar para controlar su estabilidad. 
Basecoin: contaba con el respaldo, además de los ‘smart contracts’, de un conjunto de algoritmos que replicaba la política monetaria de un banco central, pero el pasado 13 de diciembre sus creadores se vieron en la obligación de anunciar que daban por terminado el proyecto. 

¿Qué son las altcoins?

Las llamadas Altcoins nacieron con la firme intención de diversificar y mejorar el ecosistema cripto con opciones más allá del BTC. Hace referencia a cualquier cripto que no es Bitcoin y que engloba en un mismo término a criptomonedas y tokens.

Existe una cantidad de Altcoins difícil de saber con exactitud debido a la cantidad de tokens que se crean cada mes para financiar diferentes tipos de proyectos. Tiene un funcionamiento sencillo de código abierto, posibilitando la generación de cambios pertinentes para que se adapte a una nueva idea o una concepción ligeramente diferente del proyecto.

Se observa que suele ser menos volátil en general que el bitcoin, teniendo un nivel más alto de estabilidad. Al mismo tiempo, las criptomonedas alternativas tienen una influencia en el proceso y alcance del blockchain.

Las Altcoins, consideradas como la competencia, motivan y hacen a la innovación. Debido a que si no existiesen estas criptomonedas alternativas, se consideraría a BTC como lo mejor que se puede ofrecer y no se buscaría mejorarlo. 

Al existir diversas cripto en tanta cantidad y tantos proyectos hacen al beneficio común entre ellos. Siempre y cuando tengamos en cuenta que hay muchos que no aportan valor, simplemente son una sencilla copia del código y la idea aplicando elementos cosméticos. Esto es lo que consideramos el mayor aporte de las Altcoins al ecosistema Bitcoin y criptográfico en general. 

La volatilidad de este sistema financiero.

Las causas que resaltamos de dicha volatilidad se basa en que es un sistema descentralizado basado en oferta y demanda con mucha especulación. 

Se considera que la respuesta de los inversores será clave para el futuro de las criptomonedas. Observamos en reiteradas ocasiones el pánico y desesperación que las subidas y bajadas generan. Esto lo podríamos comparar con las caídas del mercado de valores, donde los inversionistas se preocupan de que las acciones y acciones que poseen pronto pierdan su valor. 

Para este tipo de inversores, cualquier aumento en el valor de una criptomoneda es una demostración del poder creciente de la criptomoneda sobre el dinero tradicional. Pero del mismo modo, una disminución significativa en el valor de las criptomonedas no es simplemente una pérdida monetaria, es una pérdida ideológica. Dicha postura crea un grupo de inversores con muchas menos probabilidades de vender ante una fuerte caída. Y es este grupo el que aún puede brindar esperanza para el sector.

últimas noticias
noticias relacionadas