Bancos Virtuales: ¿cuáles existen y cómo funcionan?

¿Qué bancos virtuales existen? ¿Cómo funcionan y cuáles son las ventajas de elegir un banco virtual?

La tecnología no deja de avanzar y penetra en cada aspecto de nuestra vida. En nuestras relaciones humanas, en la forma en la que hacemos compras, en cómo viajamos y en cómo planificamos nuestra vida. También impacta en nuestras finanzas personales. Hoy, Internet está en todo lo que hacemos. Aprovecharlo o no es una decisión personal, pero sin dudas, hay muchas oportunidades para mejorar nuestras experiencias en todos los cambios que están sucediendo. 

¿Qué es un banco virtual?

Un banco virtual es una entidad alternativa a un banco tradicional que ofrece los mismos servicios pero en diferente forma. Seguramente hayas escuchado de las FinTech.  Son empresas de origen digital, cuya actividad principal es brindar servicios financieros mediante el uso de la tecnología. El término mismo proviene de la unión de dos palabras en inglés: “finance” (finanzas) y “technology” (tecnología). Ofrecen la posibilidad de operar a bajo costo, en forma remota y en forma totalmente informatizada.

¿Qué bancos virtuales existen? 

En nuestro país hay varios bancos virtuales, y cada vez son más. Entre ellos podemos encontrar a Brubank, Wilobank, Banco del Sol. Pero hay diferencias entre ellos. Brubank es un banco virtual, no tiene sucursal pero los usuarios tienen una CBU y pueden comprar dólares a través de la app. Hay otras aplicaciones como Ualá y Mercado Pago, que son plataformas virtuales de pago pero que no son bancos, por ende no tienen una CBU; pero sí una CVU. ¿Cuál es la diferencia? Te lo explicaremos más adelante. 

¿Cómo funcionan los bancos virtuales? 

Los bancos virtuales ofrecen servicios muy parecidos a los bancos tradicionales pero sin límite de horario o tiempo y de manera virtual. Además, no tienen sucursal. Por ejemplo, ¿querés comprar dólares un sábado a las 11 de la noche? Podes. ¿Queres hacer una transferencia sin tener que ir al cajero a ingresar el token? Podes. ¿Tenes un problema y queres resolverlo sin acercarte a la sucursal? También podes. 

Todo se gestiona a través de una aplicación. Podrás tener un control absoluto desde tu cuenta personal en la plataforma sin necesidad de perder tiempo desplazándote a la sucursal. Literalmente, es como si tuvieras una cuenta en un banco tradicional solamente que tenes una cuenta bancaria virtual. 

Es importante remarcar que los bancos virtuales tienen altos estándares de seguridad y la tecnología más avanzada para proteger los datos personales de sus usuarios. A mucha gente, sobre todo gente más grande, le genera duda y desconfianza el hecho de que todo sea virtual; pero es cuestión de costumbre y de entender que el mundo de la tecnología es muy seguro.

¿Cómo hago para abrir una cuenta en un banco virtual?

Es muy fácil, instalas en tu teléfono la aplicación del banco que hayas elegido y empezas a usarla. Te van a pedir algunos datos personales, tu DNI, alguna foto y no mucho más. Las tarjetas (prepaga o de débito) no las tenes que buscar por la sucursal, ¡porque no hay! Te las mandan a tu casa. 

Un gran beneficio es que una vez funcionando la cuenta, vos podes pausar la tarjeta y volverla a poner en funcionamiento cuando quieras. O sea que, si se te pierde la tarjeta o te la roban, simplemente pausas la tarjeta y quedará  inhabilitada, no se podrá usar.

Si en el proceso de apertura de la cuenta o una vez que ya la tengas en funcionamiento tenes alguna pregunta, siempre hay un chat a disposición donde te podes contactar con operadores que te ayudarán a resolver cualquier inconveniente o duda.

¿Cómo transferir a una cuenta con CVU?

Transferir a una cuenta con CVU es igual que hacerlo con una CBU. 

Con el auge de las fintech, aparecieron nuevos conceptos que pueden confundirnos. Por ejemplo, nosotros estamos acostumbrados a hablar siempre de CBU (la famosa clave bancaria uniforme), que sirve para hacer transferencias y depósitos entre personas. Hay algunas aplicaciones, por ejemplo Ualá o Mercado Pago que ofrecen servicios muy parecidos a los de un banco virtual pero que no tienen CBU sino que tienen CVU. CVU significa Clave Virtual Uniforme. ¿Cuál es la diferencia? La verdad es que son claves muy parecidas, ambas permiten enviar y recibir transferencias a otras cuentas. La diferencia es que la CBU es otorgada por un banco (ya sea tradicional o virtual) y la CVU puede ser otorgada por cualquier aplicación que ofrezca servicios financieros pero que no necesariamente es un banco. 

En fin, la tecnología viene a simplificar las cosas de todos los días.  Las empresas Fintech, los bancos virtuales, ofrecen servicios financiero que pueden amoldarse a nosotros y nuestras necesidades. Para no perderemos tiempo en ir a una sucursal y podemos elegir cuándo y cómo hacer las cosas. ¡No te quedes atrás, y sumate a la ola de innovación en finanzas!

últimas noticias
noticias relacionadas