Consejos financieros para ahorrar en los gastos del hogar

Las amas y/o amos de casa, o quienes gestionan las finanzas y la economía familiar, cumplen un rol clave en el hogar (sea éste un hogar de una, dos o más personas).

La tarea puede ser compartida pero, en general, siempre hay una persona que hace las veces de “coordinador” o, como dicen algunos, “CEO del hogar”. Esta persona es quien controla y sabe realmente el detalle de cuánto, y de qué forma,  se gasta en ítems de todo tipo; supermercados, comida, pañales, farmacia, niñeras o personal doméstico, pequeños gastos diarios (o gastos hormiga) y servicios. Esta persona también está al tanto de si queda algún dinero disponible para darse un gusto, si es necesario ajustar gastos e incluso, probablemente, dónde podrían ajustarse los gastos.

Frente al creciente ritmo inflacionario, las estrategias de ahorro en el hogar son fundamentales para gestionar con éxito la economía familiar. Reducir los gastos de la casa puede parecer difícil pero, hecho el ejercicio, el ahorro se transforma en un hábito que se traduce en una economía familiar sólida y sana financieramente. Lo importante es saber por dónde empezar.

El que busca siempre encuentra la manera, hoy en día (y como siempre) existen distintas opciones y estrategias que te pueden ayudar a reducir los gastos en casa o gestionar tu economía con efectividad.  El objetivo,  tener mayor control sobre tus gastos mensuales para, luego, poder usar ese dinero “restante” para pagar deudas pendientes, hacer alguna compra importante o ahorrar a futuro.



Empecemos…

  1. Gastos de servicios. Te recomendamos revisar con mucha atención las facturas de telefonía e internet. En ocasiones, los paquetes que incluyen más de un servicio, son más económicos u ofrecen mejores condiciones que contratar los servicios por separado.
  2. No te endeudes de más. En línea con el primer consejo
  3. Planificar a la hora de ir al supermercado es central. Llevar lista en mano  con el detalle de los productos que necesitás comprar, te ayuda a evitar las compras por impulso y los gastos superfluos. También es muy útil revisar en la web de los supermercados qué promociones hay vigentes, ya sea en los productos como en los medios de pago. ¡Las tarjetas de beneficios siempre son un plus! En algunos casos, y días puntuales, los supermercados permiten sumar las promociones propias (por producto o tarjeta de beneficios) con los descuentos por medio de pago (tarjetas de crédito de bancos o entidades financieras determinadas).
  4. Para otras compras importantes, buscar el momento. Planes de pago y oportunidades de temporada.  También hay otro tipo de compras y necesidades, que no son de tan frecuentes como el supermercado, pero son igualmente necesarias. En estos casos, una buena idea es hacer una búsqueda detallada y planificar, cuando sea posible, el mejor momento para la compra atendiendo a posibles descuentos (fin de temporada o días especiales como cybermonday y otros) y planes de pago en cuotas u otro tipo de financiación.

 

Esto aplica particularmente a los gastos importantes como; la compra de uniformes o útiles escolares,  heladeras, microondas, el regalo de cumpleaños de un miembro de la familia o ítems de temporada como acolchados, abrigos de invierno o trajes de baño… Hay cosas que suelen bajar MUCHO de precio al terminar cada temporada. ¡Muchas veces comprar algo final de temporada, para aprovechar el año que viene es una muy buena estrategia!

 

En este punto, queremos remarcar algo que siempre decimos, pero muchas veces se olvida; en lo que a cuotas se refiere, es importante no dejarnos llevar y endeudarnos más de la cuenta. A mediano o largo plazo, las cuotas acumuladas pueden convertirse en una deuda difícil de pagar.  Por eso, antes de seguir sumando cuotas revisá el estado de tu tarjeta y, si es necesario, considerá otras herramientas o formas de financiación como un préstamo personal o adelanto de sueldo.

 

  1. ¡Apagá las luces! Reducir  el consumo de energía impacta positivamente en el ambiente, y también en el bolsillo. Mantené los aparatos que no se usan desenfuchados, apagá las luces de espacios vacíos y elegí, siempre que puedas, electrodomésticos de bajo consumo.  Asimismo, cuando tengas que comprar bombitas de luz tratá de comprar siempre de bajo consumo. Éstas ahorrarte hasta un 60% de electricidad cada mes y, aunque a la hora de comprarlas son más caras, el cambio se va a ver reflejado  tu factura de luz.

 

Todos estos hábitos financieros van a ser más efectivos y fáciles de aplicar, si a principio de cada mes hacés una planificación de los gastos generales, calculando tus ingresos y qué monto de plata vas a destinar a cada cosa.

Si, aún aplicando éstas estrategias, alguna vez te pasa que las cuentas de la casa están muy ajustadas, no te preocupes. ¡Todo tiene solución!

A través de Internet podés conseguir préstamos personales rápidos, con pocos requisitos y en una transferencia casi inmediata.  Ahora bien, ¿cómo hace un ama de casa, o alguien que no tiene un trabajo formal, para sacar un préstamo? Hoy existen opciones de préstamos personales que no exigen tener un recibo de sueldo como requisito. Lo único que éstos préstamos requieren a sus solicitantes es; tener una cuenta bancaria para depositar el dinero, brindar varios datos personales y, por supuesto, ser mayor de 18 años. Un préstamo personal puede ser una solución práctica para salir de un apuro, por su rapidez y porque los plazos de devolución se fijan de tal forma que te permiten planificar la devolución del dinero en tiempos y condiciones que se ajusten a tus posibilidades.



El camino hacia una economía personal eficiente, y al ahorro,  empieza en los detalles; organizar tus ingresos, aprovechar descuentos y oportunidades, cancelar tus deudas a tiempo, comprar de manera consciente, reducir los pequeños gastos, cambiar hábitos y, sobre todo, planificación.  Para todo eso, es clave estar informado y contar con estrategias y herramientas financieras que te ayuden a gestionar las finanzas de la casa. 

Practicar éstos hábitos, aunque sea de a poco,  te va a ayudar a optimizar y reducir los gastos mensuales de tu hogar . Si en algún momento ves que las cuentas quedan ajustadas, no te preocupes. Siempre hay herramientas que te pueden ayudar a salir de un apuro financiero. ¡Conocelas, asesorate y elegí las que mejor se adapten a tu situación!

 

últimas noticias
noticias relacionadas